domingo, 28 de diciembre de 2008

La guerra de las salamandras. Karel Capek

Soy incapaz de recordar el momento en el que la protagonista de una de mis lecturas de juventud, o quizá de infancia, me puso en contacto con 'La guerra de las salamandras'. La joven en cuestión leía compulsivamente el libro, una y otra vez. Ni recuerdo el autor, ni cualquier otra cosa de aquel libro, o relato, o cuento, salvo el conocimiento que me proporcionó de que existía un checo llamado Karel Capek, que había escrito sobre una extraña raza de anfibios conscientes que compiten con los humanos por el dominio del mundo.

A lo largo de los años, aquí y allá, tal historia ha vuelto a aparecer puntualmente, a través de referencias, citas o reseñas que hacían distintos personajes literarios. Esta cualidad metaliteraria me provocaba el deseo recurrente de leer el libro. No sé porqué no lo había hecho hasta ahora. Nunca cayo en mis manos, y nunca lo busqué.

Este desencuentro terminó el otro día. De repente el libro apareció, destacando por su colorida portada entre todos los demás. ¡Zas! ¡A la bolsa!

La verdad es que no sabía exactamente qué esperar del libro, pero no es completamente diferente a como me lo imaginaba ¿Entendido? ¿No? Por partes.

El libro es una antiutopía. Una crítica social al mundo en general. Más en concreto, a cómo funciona el mundo 'civilizado'. Está escrito en 1936, nada menos, en una Checoslovaquia que sentía muy cercanas la presión del imperialismo fascista alemán por un lado, y la 'sombra que se cierne' desde el este en la forma del salvaje comunismo estalinista por el otro. Todo esto en el marco de una ridícula e inoperante Sociedad de las Naciones que poco tiempo después de la publicación del libro convalidó la invasión de los Sudetes checos por los nazis. No puedo evitar citar la hipótesis que plantea el libro de que el 'Jefe Salamanda' es un humano, Andreas Schultze, que fue suboficial en la Primera Guerra Mundial ¿Le suena a alguien?

Es difícil esperar en este contexto un libro alegre y optimista, y no lo es. El autor bebe del estilo satírico de Swift, y no deja títere con cabeza. Estados, razas, capitalistas, banqueros, sindicatos, militares, colonialistas, colonos, científicos, artistas, filósofos ..... Todos pasan por el libro y son retratados por la pluma que disecciona y revela vergüenzas y miserias de cada colectivo. El libro ataca en general la ceguera egoista del ser humano que, incapaz de ver el bosque que se esconde detras del árbol que tiene delante, salta de una crisis a la otra sin darse cuenta de que se mueve al borde del abismo.

Pero, ¿de qué va el libro? El capitán de un carguero descubre en una isla del pacífico extraños anfibios inteligentes y dotados de una excepcional capacidad de aprendizaje y trabajo. Junto con un industrial europeo crea una empresa que los explota como mano de obra en condiciones de semiesclavitud. Los anfibios se reproducen a una alarmante velocidad. A partir de aquí...

La historia carece de protagonistas, y se estructura entorno a la narración de distintos acontecimientos que se suceden en el tiempo, y que nos dan una perspectiva de la 'situación de las salamandras' desde su descubrimiento hasta el conflicto final que da título. No es recomendable leer las pequeñas historias o narraciones separadas unas de otras, puesto que el conjunto es lo que da sentido a todo, pero sí que destacaría tres de ellas: Primero la historia del 'yate en la laguna' en la que una aspirante a estrella del cine se encuentra con las salamandras. Segundo la fundación del 'sindicato de las salamandras', que tan fácil es leer en una clave actual, imaginando reuniones de consejo de administración de cualquier gran corporación. Por último el 'alzamiento de la civilización' en el que mediante el genial uso de los pies de página en forma de reseñas periodísticas, se nos relata la evolución de la relación de los seres 'humanos' con los anfibios. Absolutamente imprescindibles las notas 11 y 12 sobre los experimentos científicos realizados sobre las salamandras.

El libro supera notablemente bien el paso del tiempo. Setenta años desde su publicación, y aunque en muchos casos los tópicos que retrata quedan muy lejos en el tiempo, no por ello son poco actuales trasladados ligeramente de lugar y de contexto. En este sentido, dos citas extraidas del texto:

¡Ya estamos hartos de naturaleza! ¡Queremos costas lisas hechas de hormigón en
lugar de viejos y desgastados acantilados......

libro tercero, capítulo 6, pág. 264 de la edición comentada.


Estamos aquí porque vosotros lo habeis querido. Nos habéis repartido por
todo el mundo ¡Ahora ya nos tenéis! ...... os damos la oportunidad de colaborar.
Colaboraréis con nosotros en la demolición de vuestro mundo.

libro tercero, capítulo 8, pág. 282 de la edición comentada.


¿Recomendable?
'La guerra de las salamandras' es un libro fascinante. Una antiutopía diferente. Aunque en algún momento da un giro o dos de más, se lee con facilidad. La sucesión de enfoques distintos hace que sea difícil atascarse, a la vez que favorece la lectura pausada, con intermedios.

Cada lector extraerá sus conclusiones. La mia es que todo cambia para seguir igual. Y no soy especialmente pesimista.

---------
La guerra de las salamandras, Karel Capek, Ed. Books4pocket. 315 páginas. 7,00 €. Crítica, Fantasía

No hay comentarios :

Publicar un comentario