domingo, 5 de julio de 2009

La mujer de verde, Arnaldur Indridasson

La novela negra moderna está de moda. Una tal Lisbeth Salander parece tener la culpa. Por su causa, y no sólo or IKEA, lo nórdico está de moda. Megaéxitos como este están bien porque hacen que las editoriales publiquen más de autores que de otro modo no llegaríamos a conocer. ¿Cuántos novelistas suecos conocemos aparte de Larsson? y.... ¿islandeses? ¿Qué probabilidad habría de que se hubiera publicado en España una novela negra de un escritor islandés? ¿Cero? ¿Algo menos?

Pues mira, sin haber leído ni conocer a ningún autor islandés, y mucho menos a éste en particular, me apetecía. Ya sabes que mi pequeño descubrimiento musical del año es el GENIAL grupo islandés Sigur Rós, y al ver el libro el otro día en un gran almacén me lo comí al paso.

Como ya he comentado más de una vez me encanta conocer escritores de otras culturas o países. Me parece doblemente interesante pues me permite conocer tanto una historia, la novela en sí, como un contexto. En este sentido este libro no ha respondido a las expectativas, puesto que podría haber sido trasladado en un 99% a las calles de Oviedo, por decir algo, y podría encajar exactamente igual de bien todo. El libro roza determinados detalles geográficos, culturales o sociales, pero es independiente de esto en su mayor parte.

En cuanto a la novela en sí, es una novela negra, muy negra diría yo, que está ambientada en la actualidad. En un solar en construcción aparecen unos huesos enterrados hace mucho tiempo. Tres agentes de la policía de Reikiavik deben resolver el misterio. Los dirige Erlendur Sveinsson, que es el personaje central de la serie de novelas negras de este autor. En la mejor tradición de Hammett, es un solitario amargado. Torturado por su propio pasado, se vuelca en la resolucion de los casos como único argumento vital, aunque en este caso no va a poder dedicarle todo su tiempo; parte de su pasado irrumpe con dolor y violencia.

La investigación avanza entre arqueólogos, forenses, ancianos testigos, barracones militares de la guerra mundial, historias de familia y de horror, y se precipita a un desenlace... interesante.

El libro se estructura en dos líneas narrativas independientes: una en el presente, siguiendo la investigación policial y lo que la rodea; otra en el pasado cuando suceden los hechos, siguiendo a los personajes en su camino hacia el suceso en sí. El autor equilibra de un modo magistral las dos líneas, apuntando pistas, datos, señales que a veces orientan y a veces confunden. Es cierto que el final es predecible, pero uno nunca está seguro del todo. La narración es lo suficientemente abierta como para que no podamos anticipar con seguridad quién es qué. Estupendo. Muy bien.

El hecho esencial sobre el que se apoya el libro es la violencia doméstica en un momento, los años cuarenta, en el que esta situación era un no problema:

Había hablado con su párroco, que le dijo que una buena mujer no se separaba de su esposo. El matrimonio era sagrado a los ojos de Dios y ciertamente había que soportar muchas cosas a fin de no romperlo.
...
No intentó ir a la policía. Dos veces la habían avisado sus vecinos cuando él la agredía, habían ido al sótano a detener la trifulca familiar y luego se habían vuelto a marchar...
...
Cuando se hubieron ido, él le rajó la mejilla con su navaja de afeitar.
Cáp. 5, p. 53

¿Durillo, no? Es la vida de la protagonista en el pasado. Es curiosa la coincidencia argumental también con el libro de Larsson. No sé si es buscada o casual, pero si alguien la ha buscado ha sido el editor en español, puesto que este libro está publicado antes (2001) que la trilogía Millenium.

Al libro se le pueden sacar unos cuantos peros, el principal de los cuales es que no cierra todos los ángulos. Hay situaciones que aparecen en el libro que quedan abiertas, en el aire. No es grave para la narración, pero sí que te hacen plantearte para qué las introduce el autor. ¿Las retomará en otros episodios de la serie? Seguramente. También me hubiera gustado más localismo, es decir, ¿qué hace diferente Islandia de Jamaica? Se apuntan un par de argumentos, como las personas que en Islandia desaparecen sin más en medio de tormentas, o los primeros pobladores, pero de un modo tan superficial que no me aporta mucho. Ya sé, ya sé, es una novela negra no etnográfica, pero como el que escribe este comentario soy yo... Ya lo he dicho antes: tengo morbo geográfico.

Me resulta curioso el modo como los personajes se tutean en todo el libro y se dirigen los unos a los otros por el nombre de pila. Quizá se debe a que los apellidos en Islandia son patronímicos, el nombre del padre acabado en -son o -dottir. En cuanto al tuteo... lo dejamos para el quiz.

¿Recomendable?
Si por poco que te guste la novela negra. No es de mis géneros predilectos, pero he leído el libro con gusto y en dos tirones. Gracias, san Sábado.

Como reflexión personal, creo que estoy leyendo demasiados libros tristes últimamente. Voy a tener que buscar algo más ... ligero y superficial, sino me voy a convertir en un tio serio.

Quiz: ¿Tiene el islandes forma de cortesía como el español, o no la tiene como el inglés?

PS: tras acabar la redacción de este post, caí en una entrevista que le hicieron al autor en La Vanguardia. Me encantado y te la recomiendo. Espero que no la descarguen.

PPS: Jope. Me está apeteciendo ir a Islandia (no te pierdas este enlace)

-------------------
La mujer de verde, Arnaldur Indridasson, RBA. 297 pág. 15,00 €

No hay comentarios :

Publicar un comentario