jueves, 16 de julio de 2009

pienso en... ¿en qué?

pienso en...¿en qué?

La noche nos transporta, nos traslada, nos transforma. ¿Qué piensas?

Kafka en la orilla, Haruki Murakami

El mejor libro que he leído este año. Sin duda. Una historia escrita en muchos planos, en la que este historias de este y de otro lado se mezclan, confluyen y se desarrollan alrededor de dos personajes centrales poderosísimos: Kafka Tamura, el adolescente abandonado que huye de su padre y de su mundo en una aventura edípica con un recorrido impredecible y Nakata, el anciano tonto que sólo sabe hablar con los gatos, y que se ve impulsado a cumplir una misión que no sabe cuál es.

La novela es una leyenda contemporánea, el equivalente moderno a la búsqueda del Santo Grial, una aventura de iniciación para unos y para otros. Lo real y lo irreal se superponen desde la primera página, y desde el segundo capítulo sabemos que la novela no se desarrolla completamente en este mundo, al menos no del todo.

Probablemente me falta contexto cultural para comprender todos los ángulos del texto, porque es muy complejo. De hecho estoy seguro de que me he perdido cosas por el camino. En cualquier caso, no voy te voy a quitar el placer de descubrir entre las páginas del libro a determinados personajes que ya conoces, que ya has leído, y con los que ya has compartido horas y horas, aunque en este libro se escondan con nombres diferentes. Estoy seguro también de que tu interpretación será diferente a la mia. Me gustará conocerla.

Este libro está escrito como una leyenda, no como una novela. En una leyenda tan importante como los personajes y la trama son los arquetipos: los principios esenciales que se enfrentan en las páginas. Los personajes no son más que instrumentos en manos del poder del bien y el mal, la luz y la oscuridad, la ambición, el deseo, el ansia, la vida, la muerte...

Utilizando imágenes conocidas, como hizo Homero al escribir la Odisea, y tantos otros creadores a lo largo del tiempo Murakami nos plantea una historia en la que los poderes inmanentes a nuestro mundo se manifiestan directamente o a través de los personajes y sus valores y características: la memoria, la bondad, el altruismo, el mal, el bien, la entrega, la determinación, la identidad...

Por Dios, no quiero desvelar nada pero me muero de ganas de hablarte del libro.

No quiero quitarte el placer de descubrir a la pléyade de personajes de secundarios con los que nos regala el autor y que para mi, en cada caso, representan un papel tanto en la trama como en el complejo mundo de las ideas en el que se mueve Murakami. ¡Qué maravilla! Hoshino, que descubre en si mismo la semilla de otro mejor; Ôshima, el ser doblemente atrapado en su cuerpo; la señora Saeki, que convive con su propio fantasma; Sakura que apareciendo en contados momentos encarna con rotunda firmeza a uno de esos valores que hacen que merezca la pena vivir la vida. El último descubrimiento, Sada, el que sabe. ¡Qué maravilla! La superación, la amargura, la bondad, la confusión. ¡Qué maravilla!

El libro rebosa espiritualidad y misticismo. No sé, la espiritualidad japonesa es tan diferente de la europea que nosotros, acostumbrados a un panteón estable monoteísta -el de las religiones del libro-, no nos movemos con facilidad en el mundo de los kamis, las religiones sin Dios y sin dogmas, y la convivencia natural entre credos diferentes:

¿Sabes Hoshino? Dios sólo existe en la mente de los hombres. Y especialmente en Japón, para bien o para mal, en lo que respecta Dios somos muy flexibles. Una prueba de ello es que el emperador, que era Dios antes de la guerra, al recibir del comandante del ejército de ocupación, el general MacArthur, la orden: "¡Deja ya de ser Dios!", le contestó: "¡Vale! Ya sólo soy una persona normal, y, desde 1946, dejó de ser Dios. El Dios de Japón era así de fácil de ajustar. Viene un militar norteamericano con gafas de sol y una pipa barata entre los dientes, le da una simple orden y Él cambia de naturaleza. Eso es el no va más de la posmodernidad. Si crees que existe, existe. Si crees que no existe, no existe. Yo jamás me he preocupado por esos detalles.
C Sanders, Cáp. 30, p. 436. ed. com.

No tengo ni idea de porqué nadie puede querer leer un libro de autoayuda existiendo prodigios como este en las estanterías de las librerías.

El autor aprovecha las páginas para ajustar cuentas con determinados colectivos especialmente señalados hoy en día, como las fuerzas del orden, determinadas corrientes ultra-feministas llenas de miembros y miembra y otros. Asimismo, Murakami hace crítica cultural, tanto músical -tengo claro lo que le gusta y lo que no- como literaria. Bien. Tomamos nota.

Como último comentario. No somos conscientes de lo relevante que es la historia reciente de España en el mundo. La guerra civil española es una referencia cultural, pertenece al imaginario romántico del siglo XX como uno de lo ejemplos paradigmáticos de lucha del bien contra el mal. Dialogan:

-¿En qué estás pensando?- me pregunta la señora Saeki
-En ir a España-digo
-¿Para qué?
-A comerme una buena paella.
-¿Y nada más?
-para luchar en la guerra civil española
-Pero si la guerra de España terminó hace más de sesta años.
-Ya lo sé -digo-. Lorca murió, Hemingway sobrevivió.
-Pero tú quieres participar, ¿no?
Asiento.
Saeki, Kafka. Cáp. 31. p.454, ed. cit.

¿Recomendable?
SI, SI, SI, SI. Corre, cómpralo, léelo, y luego lo comentamos. Quién es quién, qué pasa, porqué pasa. Seguro que este será de los libros que recordarás dentro de 20 años. Yo, sin duda.

Sentado en el sofá barro la estancia con la mirada cuando, de improviso, me doy cuenta de que es el lugar que he estado buscando durante largo tiempo. Un hueco en el mundo, un lugar escondido exactamente como éste. Pero hasta ahora se trataba sólo de un lugar secreto en mis fantasías. Ni siquiera creía que un lugar así existiera en la realidad.
Kafka, Cáp. 5, pág. 63, ed. com.

Hazme caso. No te arrepentirás. El mejor placer que te puedes dar por su precio. Y por más.

Quiz: ¿Quién crees que son Nakata y Hoshino? ¿A quién te recuerdan?

----------------
Kafka en la orilla, Haruki Murakami, ed. Tusquets, Maxi Tusquets. 714 pág. 10,95 €

sábado, 11 de julio de 2009

El cerebro de Broca, Carl Sagan

Leí este libro poco después de ver Cosmos, la serie, osea LA SERIE. De esto hace ya demasiado tiempo. Tenía un recuerdo de este libro que se entremezclaba con otros libros de Sagan y de otros autores de divulgación científica.

Hace poco le recomendé a una amiga este libro, como el primero que yo leería de Sagan, después de Cosmos, claro. El otro día en una librería lo ví, y no pude evitar la tentación de comprarlo. Ahora lo he releído.

Sagan es el gran divulgador. Su capacidad de transmitir no sólo conocimiento sino la belleza del descubrimiento, de la aventura del saber y el amor por la ciencia es incomparable. Cuando el mundo se paraba los Jueves por la noche, y en mi casa no se oía el ruido de una mosca, Sagan oficiaba como Gran Sacerdote, y mis hermanas y yo, embobados, le seguíamos en su recorrido humanista, crítico, escéptico y apasionado. Jo. Acabo de abrir el primer capítulo de la serie a trave´s del enlace anterior, y sólo oir la música del inicio hace que se me erice el vello.

La figura de Sagan ha sido siempre una referencia para mi, y sentí mucho su muerte hace ya más de diez años, en 1996. Vayamos al libro.

El cerebro de Broca está escrito en 1974, y tiene una estructura en cinco áreas genéricas:

  • Epistemología, el estudio del conocimiento científico
  • Las paraciencias o pseudociencias, de la astrología a la ciencia ficción
  • El sistema solar
  • El futuro en la investigación, la técnica, la astronomía...
  • La religión y la metafísica

Por partes.

Creo que todo el mundo, TODO el mundo, debería leer el cuarto capítulo, 'Elogio de la ciencia y la tecnología'. Hoy en dia todos USAMOS la tecnología alegremente, pero parece estar de moda presumir de ignorancia. 'Yo soy de letras' o 'yo no sé de números' son la excusa para cualquier cosa. Pues bien NO, NO y NO. debemos luchar contra eso. La ciencia y la tecnología nos han hecho lo que somos, y nos harán llegar a alcanzar nuestro potencial como especie. Deberíamos presumir del conocimiento que tenemos, sentirnos orgullosos de lo que sabemos y, humildemente, reconocer lo que todavía nos queda por conocer y descubrir. Hazme caso, tienes que leer este capítulo. Aunque sólo sea éste.

Entre los múltiples descubrimientos de Faraday, algunos de obvia e inmediata aplicación práctica, se hallaban extraños artilugios eléctricos y magnéticos, por aquel entonces poco más que simples curiosidades de laboratorio. En el tradicional diálogo entre Jefes de Estado y jefes de laboratorio, la reina Victoria preguntó a Faraday por la utilidad de sus estudios, a lo que este replicó: "¿Y para qué sirve un niño, madame?". Faraday creía que con el tiempo la electricidad y el magnetismo se convertirían en algo práctico.
P I, cap. 4 'Elogio de la ciencia y la tecnología', pág. 57

En la segunda parte, se combaten con energía el peso y poder que las paraciencias o pseudociencias, y lo hace quien presionó para que cada año, en la reunión de la Asociación Americana para el progreso de la ciencia, se invitara a representantes de disciplinas o conjuntos de creencias paracientíficos a debates abiertos con el objeto de que pudieran presentar, discutir, compartir e intentar convencer a los representantes de la ciencia formal. Si nos retrotraemos a los años setenta en los que el libro fue escrito, las paraciencias o pseudociencias estaban mucho más presentes que ahora, con permiso de Iker Jiménez, o al menos eso me lo parece. Eran los tiempos de Uri Geller, Von Daniken y compañía. Mi pequeña aportación particular: se me ponen los pelos de punta cada vez que en una librería veo la Astrología al lado de la Astronomía. 'Si eso es lo mismo' me dijo un dependiente una vez. Ahhhhhhhh.

Estas dos primeras partes, así como la última, siguen siendo deliciosas lecturas, personalmente diría que la primera y la última sobre todo. Sin embargo, la tercera y cuarta partes, han sido completamente superadas por el tiempo. La mera lectura del libro nos hace darnos cuenta de la profundidad y la velocidad de los cambios que sacuden el mundo y que, al vivirlos en nuestro día a día, no percibimos. De 1974 hasta hoy han pasado 35 años. Es este tiempo nuestro conocimiento del sistema solar ha llegado a superar las más aventuradas especulaciones que plantea Sagan en su libro, cuando los Voyager no habían llegado todavía a Júpiter. Hoy hemos aterrizado en Titán, el Hubble pone a disposición del mundo su inmenso tesoro de conicimiento astronómico, hemos encontrado planetas orbitando estrellas lejanas y las Pioner, las primeras naves construida por nuestra especie que salen del sistema solar, que ya navegaban por el oceano cósmico cuando Sagan escribía este libro, hacen su última contribución a la ciencia del modo menos previsible.

En cuanto a la anticipación del avance de la tecnología... mientras escribo esto tengo a mi derecha, abierto, el primer episodio de la serie, Cosmos, que está reproduciéndose de la página que he enlazado arriba. En este primer episodio Sagan nos traslada, entre otros sitios, a la biblioteca de Alejandría, paradigma de compendio del saber humano. Esa biblioteca hoy existe de nuevo, y es Internet. Sagan sería feliz.

Por último Dios. La visión de Sagan sobre la religión es la de un agnóstico, no la de un ateo. Él no tiene pruebas a favor ni en contra. No tiene la certeza, la estricta certeza científica, de que Dios no existe, pero tampoco de que existe. Ausente la certeza, Sagan se refugia en la duda, el escepticismo, la búsqueda de pruebas, y en el fondo en el agnosticismo. Como ya comenté en otro post de este blog, Sagan se permite proponer al menos un modo en el Dios hubiera podido dejar su huella indiscutible en el universo, pero eso es en otro de sus libros, 'Contacto' que debe ser considerado ciencia ficción o especulación científica. Mi opinión personal es que en lo profundo, Sagan deseaba creer en el 'Dios de Spinoza y de Einstein'

A medida que vamos comprendiendo el universo, van quedando menos cosas para Dios.
P V, cap. 23, 'El sermon dominical', pág. 391

Releer este libro ha sido vover a hacer un viaje que ya emprendí, con menos años y menos conocimientos, hace mucho tiempo. De las cinco partes del libro seguiría recomendando sin reparos, incluso MUY activamente, la primera y casi toda la última (epistemología y teología-metafísica), menos la segunda (paraciencias) por el absoluto desinterés que tengo hacia ellas, y nada la tercera y cuarta (sistema solar y tecnología) superadas por el tiempo.

¿Recomendable?
Lo dicho. Un par de capítulos deberían ser de lectura obligatoria, principalmente el cuarto; un tercio del libro conserva su vigencia e interés, pero el resto no.

No me resisto. En este enlace encontrarás gran parte de la producción de Sagan. Que le dinero no sea una excusa.

---------------------
El cerebro de Broca, Carl Sagan, Drakontos bolsillo. 427 pág. 9,95 €

lunes, 6 de julio de 2009

materia y energía

materia y energía

Donde menos lo esperamos, en los objetos más anodinos podemos encontrar belleza. Este nudo de luz colgaba sobre nuestras cabezas. Un objeto simple que muestra cualidades hipnóticas. ¿No te parece?



domingo, 5 de julio de 2009

La mujer de verde, Arnaldur Indridasson

La novela negra moderna está de moda. Una tal Lisbeth Salander parece tener la culpa. Por su causa, y no sólo or IKEA, lo nórdico está de moda. Megaéxitos como este están bien porque hacen que las editoriales publiquen más de autores que de otro modo no llegaríamos a conocer. ¿Cuántos novelistas suecos conocemos aparte de Larsson? y.... ¿islandeses? ¿Qué probabilidad habría de que se hubiera publicado en España una novela negra de un escritor islandés? ¿Cero? ¿Algo menos?

Pues mira, sin haber leído ni conocer a ningún autor islandés, y mucho menos a éste en particular, me apetecía. Ya sabes que mi pequeño descubrimiento musical del año es el GENIAL grupo islandés Sigur Rós, y al ver el libro el otro día en un gran almacén me lo comí al paso.

Como ya he comentado más de una vez me encanta conocer escritores de otras culturas o países. Me parece doblemente interesante pues me permite conocer tanto una historia, la novela en sí, como un contexto. En este sentido este libro no ha respondido a las expectativas, puesto que podría haber sido trasladado en un 99% a las calles de Oviedo, por decir algo, y podría encajar exactamente igual de bien todo. El libro roza determinados detalles geográficos, culturales o sociales, pero es independiente de esto en su mayor parte.

En cuanto a la novela en sí, es una novela negra, muy negra diría yo, que está ambientada en la actualidad. En un solar en construcción aparecen unos huesos enterrados hace mucho tiempo. Tres agentes de la policía de Reikiavik deben resolver el misterio. Los dirige Erlendur Sveinsson, que es el personaje central de la serie de novelas negras de este autor. En la mejor tradición de Hammett, es un solitario amargado. Torturado por su propio pasado, se vuelca en la resolucion de los casos como único argumento vital, aunque en este caso no va a poder dedicarle todo su tiempo; parte de su pasado irrumpe con dolor y violencia.

La investigación avanza entre arqueólogos, forenses, ancianos testigos, barracones militares de la guerra mundial, historias de familia y de horror, y se precipita a un desenlace... interesante.

El libro se estructura en dos líneas narrativas independientes: una en el presente, siguiendo la investigación policial y lo que la rodea; otra en el pasado cuando suceden los hechos, siguiendo a los personajes en su camino hacia el suceso en sí. El autor equilibra de un modo magistral las dos líneas, apuntando pistas, datos, señales que a veces orientan y a veces confunden. Es cierto que el final es predecible, pero uno nunca está seguro del todo. La narración es lo suficientemente abierta como para que no podamos anticipar con seguridad quién es qué. Estupendo. Muy bien.

El hecho esencial sobre el que se apoya el libro es la violencia doméstica en un momento, los años cuarenta, en el que esta situación era un no problema:

Había hablado con su párroco, que le dijo que una buena mujer no se separaba de su esposo. El matrimonio era sagrado a los ojos de Dios y ciertamente había que soportar muchas cosas a fin de no romperlo.
...
No intentó ir a la policía. Dos veces la habían avisado sus vecinos cuando él la agredía, habían ido al sótano a detener la trifulca familiar y luego se habían vuelto a marchar...
...
Cuando se hubieron ido, él le rajó la mejilla con su navaja de afeitar.
Cáp. 5, p. 53

¿Durillo, no? Es la vida de la protagonista en el pasado. Es curiosa la coincidencia argumental también con el libro de Larsson. No sé si es buscada o casual, pero si alguien la ha buscado ha sido el editor en español, puesto que este libro está publicado antes (2001) que la trilogía Millenium.

Al libro se le pueden sacar unos cuantos peros, el principal de los cuales es que no cierra todos los ángulos. Hay situaciones que aparecen en el libro que quedan abiertas, en el aire. No es grave para la narración, pero sí que te hacen plantearte para qué las introduce el autor. ¿Las retomará en otros episodios de la serie? Seguramente. También me hubiera gustado más localismo, es decir, ¿qué hace diferente Islandia de Jamaica? Se apuntan un par de argumentos, como las personas que en Islandia desaparecen sin más en medio de tormentas, o los primeros pobladores, pero de un modo tan superficial que no me aporta mucho. Ya sé, ya sé, es una novela negra no etnográfica, pero como el que escribe este comentario soy yo... Ya lo he dicho antes: tengo morbo geográfico.

Me resulta curioso el modo como los personajes se tutean en todo el libro y se dirigen los unos a los otros por el nombre de pila. Quizá se debe a que los apellidos en Islandia son patronímicos, el nombre del padre acabado en -son o -dottir. En cuanto al tuteo... lo dejamos para el quiz.

¿Recomendable?
Si por poco que te guste la novela negra. No es de mis géneros predilectos, pero he leído el libro con gusto y en dos tirones. Gracias, san Sábado.

Como reflexión personal, creo que estoy leyendo demasiados libros tristes últimamente. Voy a tener que buscar algo más ... ligero y superficial, sino me voy a convertir en un tio serio.

Quiz: ¿Tiene el islandes forma de cortesía como el español, o no la tiene como el inglés?

PS: tras acabar la redacción de este post, caí en una entrevista que le hicieron al autor en La Vanguardia. Me encantado y te la recomiendo. Espero que no la descarguen.

PPS: Jope. Me está apeteciendo ir a Islandia (no te pierdas este enlace)

-------------------
La mujer de verde, Arnaldur Indridasson, RBA. 297 pág. 15,00 €

sábado, 4 de julio de 2009

Fiesta japonesa. Un reportaje.

La cena japonesa dio juego, tanto gastronómica como fotográficamente hablando. Nos pusimos la mejores galas orientales, algunas se maquillaron para la ocasión y nos trasladamos al ático-Kyoto.

ambiente japonés

la anfitriona cuidó la decoración como ella sabe hacerlo. De la comida y bebida... mejor no voy a hablar: sushi, sashimi, maki, sake, cerveza sapporo y el tradicional champagne kaponés: Möet. ¿Es japonés, no?

miradas miradas
miradas

miradas

Desde luego, las invitadas atendieron mejor que los invitados la etiqueta exigida para la fiesta.

la ceremonia del té

Hubo tiempo para la ceremonia del té y un par de bonitos detalles que organizó Sonia. O al menos eso es lo que creo recordar.

el equipo

El equipo funcionó bien. Lo pasamos genial. Sonia, eres la mejor. Muchas gracias.
-----------------------------

yo por los suelos (foto de consuelo) Por cierto, por una vez me cazaron. Consuelo fue la más rápida del Oeste. Mejor del Este, ¿no?

Aprovechemos este ejemplo para evidenciar lo arrastrada que es la vida del aficionado a la fotografía. Todo el rato tirado por el suelo, buscando la foto, esté donde esté, mientras los demás se ponen tibios de champagne y dulces. Mi madre tenía razón como en tantas otras cosas. Me falta un tornillo.

Este es el FlickrRiver de la fiesta, donde están todas las fotos decentes que hice. Me gusta verlo. Lo pasé muy bien. Gracias de nuevo, Sonia. Eres un tesoro y estoy encantado de que seas mi amiga.

La soledad de los números primos, Paolo Giordano

Todo el mundo sabe que los números primos sólo son divisibles por si mismos y por el uno, el divisor trivial. Los números primos están cada vez más aislados, separados unos de otros, son números diferentes.

¿Cuánto se pueden acercar dos números primos entre sí?

Este es el argumento de este libro. Dos números primos humanos, dos personas especiales, diferentes, marcadas por motivos distintos y que no acaban de encontrar su sitio en el mundo se acercan, se aproximan sin tocarse, orbitan el uno alrededor del otro, tan imprescindible como imposible su relación.

La bella literatura que hay en sus páginas esconde el drama que es el mundo para los que no son como los demás, cualquiera que sea el motivo de esto.

Con un cierto toque Austeriano, los personajes buscan su sitio, intentan crear una relación mientras los acontecimientos los superan y los impulsan a un lado y a otro, agitándolos como hojas en el viento. ¡Qué difícil es decidir! ¡Qué difícil es atreverse!

Escrito como una crónica de la vida de dos personas, saltando años entre capítulos y concentrándose en lo esencial, el autor demuestra que en menos de trescientas páginas se puede contar una bella y triste historia que dura treinta años, y dejar al lector con la sensación de que lo sabe todo sobre los protagonistas, y que no se ha dejado nada por el camino.

El libro se lee solo. De repente estás a la mitad, de repente has acabado. Me parece un libro estupendo. Sin artificios, sin finales impostados, sin trucos. Un muy buen libro. Ahora bien, hay que tener un cierto estado de ánimo para leerlo. Mejor no empezar si uno está blandito, un poco deprimido o triste. El libro, desde luego, no te va a alegrar el día.

¿Recomendable?
Sin duda. es uno de esos libros que regalaré. Ya se me ocurren un par de personas. Sin duda.


-------------
La soledad de los números primos, Paolo Giordano. Narrativa Salamandra. 281 pág. 16,00 €

jueves, 2 de julio de 2009

La tempestad. William Shakespeare

¡Qué miedo! Me siento inseguro y tiemblo. ¿Quién soy yo, angelito mío, para hacer comentarios sobre una obra de un Dios de las letras?

Sin embargo me comprometí conmigo mismo a comentar CADA libro que leyera durante este año, en parte para compartir mi experiencia con quienes lean esto, en parte para homenajear al autor que corresponda en cada caso y en parte para recordar en el futuro qué he leido a lo largo del tiempo.


Y de igual manera, la efímera obra de esta visión,
las altas torres que las nubes tocan, los palacios espléndidos,
los templos solemnes, el inmenso globo,
y todo lo que en él habita, se disolverá;
y tal como ocurre en esta vana ficción
desaparecerán sin dejar humo ni estela. Estamos hechos
de la misma materia que los sueños
, y nuestra pequeña
vida ciera su círculo con un sueño.
acto IV, esc 1, Próspero, l.150-160

Próspero, duque de Milán, mago y excéntrico, es expulsado de su ducado por su hermano Alonso, que lo abandona junto a su hija Miranda en una isla desierta del Mediterráneo. Pasado el tiempo la fortuna se alía con Próspero y el barco en el que viaja el usurpador pasa junto a la Isla.

Prospero invoca una tempestad con su poder mágico, y luego, aliado con las criaturas a su servicio: Calibán, el ser primordial que personifica lo salvaje, y Ariel el espíritu que representa la magia, hacen pasar por penalidades a los náufragos como venganza por su traición. Calibán sin embargo, conspira para asesinar a su amo, al que considera explotador. Mientras tanto nace el amor entre Fernando, hijo del usurpador, y Miranda la hija de Próspero.

Nada voy a criticar la obra, sobre todo porque no me atrevo. Sí diré que no es mi obra preferida de Shakespeare.

En cuanto a su análisis, la obra tiene múltiples lecturas y es muy fácil encontrar profundos análisis del texto y su conexión con el mundo isabelino, lo que en españa es el Siglo de Oro, alrededor de la carrera del descubrimiento y conquista de América. Un mundo espantado por historias de caníbales del caribe (canibal-calibán), y sumido en luchas interminables por la preeminencia continental. No aportaré nada nuevo, por lo que mejor paso a lo siguiente. El peso de esta obra en su tiempo puede evidenciarse, por ejemplo, en el hecho de que Herschel bautizó a dos de los cinco satélites de Urano que descubrió con el nombre de protagonistas de esta obra: Ariel y Miranda.

Tenía en casa dos ediciones bilingües de la obra y, de verdad, vaya diferencia entre ellas. Empecé con una (imagine ediciones), pero la traducción era tan flagrantemente mala que me deseperé. Mi inglés es bueno, pero no lo suficiente como para disfrutar el inglés isabelino de Shakespeare, plagado de figuras, referencias y modismos. Por suerte encontré la otra edición que tengo, la de Cátedra, y se abrió el cielo ante mi. La traducción es excelente, incluso en los términos marineros que me sacaron de quicio en la primera. Además de esto, me ha encantado la abundancia y pertinencia de las notas al pie, relacionadas tanto con expresiones de la época, modismos y referencias, como al propio idioma y su utilización. Fantástica edición.

Un consejo al lector. Si dominas el inglés date el placer de leerlo en voz alta, declamando. Shakespeare no escribió para ser leído, sino para ser oído. Disfrútalo. Era divertido asustar a la gente en casa haciendo de Calibán:

Ay lord. She will become thy bed, I warrant,
And bring thee forth brave brood.
p. 286 ed. coment

o el contramaestre

When the sea is. Hence! What cares these roarers
for the name of king? To cabin! Trouble
us not.
p. 92 ed. coment

Gloria para los oídos.

Para teminar confesaré una desgracia. Nunca he ido a una representación teatral de Shakespeare. Ni en España ni en Inglaterra, ni en Español ni en Inglés. ¡Qué lástima!

¿Recomendable?
Si, pese a no ser mi obra favorita del autor. Todo lo que escribió es una maravilla del genio humano.

Menos mal que ya he terminado.

Por cierto, ¿Cuáles son mis favoritos? Los obvios 'Ricardo III', 'Enrique V' y el GENIAL 'Julio César' con el IMPRESCINDIBLE alegato de Marco Antonio en el funeral, (por favor, intentadlo en Inglés y si no podeis seguir a Brando así, probad en castellano y luego volved al Inglés, vale la pena aunque no entendáis una sóla palabra). 'Coriolano': la historia del dictador romano que abandonó el poder voluntariamente, y 'El rey Lear', que seguramente conoceréis por el cine sin saberlo.

Quiz: ¿Cuántas lunas de Urano tienen nombre de personajes de Shakespeare?
-----------------
La tempestad. William Shakespeare. ed. Cátedra. 506 pág. 9,20 €

Olympo II, La caida. Dan Simmons

No me voy a extender mucho en el comentario de este libro, porque ya le dediqué bastantes líneas a la primera parte en una entrada anterior. Eso sí, éste es el último de lo que en España se ha publicado como tetralogía.

El autor nos arrastra a un desenlace difícil en una obra que tiene quizá demasiados ángulos. Es imposible no reconocer la capacidad fabuladora del autor, que se atreve tanto con los Dioses del Olimpo y con los del Parnaso. Hay que ser descarado para jugar con Homero, Shakespeare y Proust A LA VEZ.

Sobre el libro. El sistema solar está en peligro. Los posthumanos se han transformado en Dioses por obra de Sycorax y Próspero... aparecidos nadie sabe de dónde, o más bien, nadie sabe de qué cabeza. Sus monstruos Calibán y Setebos siembran el terror. Por otra parte, Argivos y troyanos reemprenden la lucha, que sólo cesará cuando un monumental terremoto provocado por Poseidón temine con las murallas de Troya. La guerra civil entre los Dioses continua. Atenea contra Apolo, cada cual con sus aliados. Zeus, desaparecido y reaparecido encuentra, finalmente, la horma de su zapato. Se intuye que el Dios triunfante finalmente será Hefesto... el discreto constructor, el único que entiende la tecnología que les dota de su poder. Los Moravecs biomecánicos intentan salvar los restos. Mientras tanto un moderno Prometeo consigue entregar a los humanos supervivientes el don del conocimiento, que les ayudará a sobrevivir. Y Odiseo, Ulises, Nadie se reencuentra con una de sus némesis homéricas, y su historia de amor se consuma. Y la bella durmiente. Perrault no podía quedar al margen, aunque hayamos mmmmm digamos que adaptado el tradicional beso a algo más... a ver cómo lo digo... propio de Luca Damiano, digamos.

¿Y todo esto para qué? Pues no lo entiendo. Mi única interpretación de la motivación del autor es realizar un homenaje pirotécnico al poder creador de la mente humana y de la literatura. Para esto utiliza determinados clásicos, hace interactuar a sus personajes, extiende sus vidas más allá de las páginas originales que los vieron nacer y los traslada aquí y allá descontextualizando y recontextualizando. El argumento básico, la razón, de la coexistencia de tantos personajes revividos me parece paupérrimo, y probablemente hubiera sido mejor simplemente ignorarlo, dejarlo a la imaginación del lector.

Orphu, el moravec apasionado de Proust y Joyce se podía haber ahorrado su 'sé porqué está pasando todo esto'. Eso de el 'frente de la función de onda del genio humanocolapsa en la creación de un Universo observable' y tal... ¿Hacía falta esa explicación pseudo-cuántica? Como algo - poco- sé de eso, me parece que no. Además, no me parece que la ficción especulativa precise de argumentos científicos o pseudocientíficos que la apoyen. Esto no era ciencia ficción dura. Era una novela de fantasía. No me asusto al leer TROLL ni ORCO, cuanto menos al ver a Aquiles llevar en Brazos a Pentesilea a una cámara de renacimiento. Igual no necesito saber porqué.

En resumen. Si le quito al libro el componente paracientífico, y quizá quinientas páginas a la tetralogía - que son dos mil páginas en total, que se dice pronto- me queda una novela fantástica muy maja, entretenida y divertida. Sin más. No es un prodigio como Hyperion.

¿Recomendable? Con muchas dudas. No para el 99% de las personas. Sólo para aquellos muy aficionados al autor. Como yo lo soy... entro, y aún así no me ha parecido una gran obra.

----------
Dan Simmons. Olimpo II, la caída. Ed. ZETA / nova. 400 pág. 10,00 €