miércoles, 12 de mayo de 2010

El lápiz del carpintero, Manuel Rivas

Cuando coge uno una historia de amor lo hace con un cierto reparo. No es mi género predilecto ni de buen trozo. En este caso hubiera sido un terrible error no leerla. Es un libro maravilloso, triste y alegre a la vez, y con una historia detrás que no sé si se basa en algún hecho real, pero que en cualquier caso te atormenta a la vez que te hace creer en la belleza que está dentro de las personas, algo que no está de más que le recuerden a un de vez en cuando.

Época de paseos en la guerra civil. Uno de los carceleros ejecuta a un pintor y de algún modo su recuerdo le persigue. Otro de los prisioneros que espera su momento, un médico republicano, sobrevive en las atroces condiciones de las cárceles de la guerra. El carcelero, acosado por la memoria del pintor, le ayuda a sobrevivir y le acompaña como una sombra en su periplo de penal en penal, de tormento en tormento. El carcelero descubre la historia de amor que el médico tiene con una bella mujer, hija de un cacique local. Ella es algo que el sabe que nunca estará a su alcance, y de algún modo esto, el amor a prueba de guerras, de familias, de fusilamientos y de penurias que los otros dos se profesan es lo que ayuda al carcelero a ser persona, a recuperar su integridad y a adquirir conciencia de la brutalidad de su mundo.

El médico está al mismo borde de la muerte en repetidas ocasiones, y recorre la España derrotada en su cuerda de presos, manteniendo sin embargo su dignidad intacta. Y su amor. Verdugo y víctima se miran con odio a veces, con respeto otras, con desconfianza y con miedo. El médico sabe que su vida está siempre en las manos del carcelero. Éste sabe que nunca podrá ser lo que su preso es.

Aunque no desvelaría nada que el propio libro no cuente en las primeras veinte páginas, prefiero no desvelar más aspectos de la trama.

Si no me suelen gustar los libros de amor, tampoco disfruto con los libros sobre la guerra civil. Recuerdo los ataques de mala uva que me entraban al leer un libro tan bueno como 'La guerra civil española' de Paul Preston. Lo siento. me pone de mala leche. No puedo evitarlo.

Así es curioso que este libro que abunda en los mayores terrores de la guerra: la represión, la venganza o la arbitrariedad, y en el que en cada página está la peor cara del ser humano, me haya parecido sin embargo un libro alegre, un libro lleno de esperanza, un libro que me reafirma en mi filantropía congénita.

¿Recomendable?
Sin duda alguna. Belleza y luz encima del episodio más sombrío de nuestra historia reciente.

PD: acabo de descubrir que hicieron una película basada en el libro. Anda que me entero de las cosas. La buscaré.

---------------
El lápiz del carpintero, Manuel Rivas, Punto de lectura, 208 pág., 7,95 €

No hay comentarios :

Publicar un comentario