domingo, 2 de mayo de 2010

La hija del capitán, Alexander Pushkin

Un clásico ruso para cambiar de tercio. Un joven ruso, hijo de un militar de grado medio retirado con una situación económica desahogada es enviado por su padre a hacerse hombre en el ejército.

Lejos de la ilusión del joven de servir en un regimiento de la guardia en Petrogrado, su padre lo manda junto con un antiguo compañero de armas en Oremburgo, una localidad perdida en la estepa. Las cosas que pueden empeorar empeoran, y el general le envía a una fortaleza aún más remota, un puesto de avanzada en tierras kirguises recién incorporadas al Imperio de Catalina la Grande.

De fortaleza el puesto tiene sólo el nombre. Una reducida guarnición de veinte o treinta soldados medio inválidos, dos oficiales y un capitán anciano que está más cerca del retiro que del servicio. No hay nada que se pueda hacer allí, salvo tratar de instruir infructuosamente a los soldados, vagar  y ... enamorarse de la hija del capitán.

El protagonista participa de un modo muy particular en la revolucion de Pugachev, un cosaco autoproclamado Zar que ocasionó grandes problemas en la segunda mitad del Siglo XVIII.

El libro nos presenta la vida en las provincias del Imperio Ruso más o menos en el tiempo en el que la revolución se gestaba en Francia. Una sociedad de nobles, terratenientes y siervos semiesclavos, en el que Rusia expandía sus fronteras hacia el Sur -hasta chocar con el Imperio Otomano- y el Este en las interminables estepas siberianas. Interesante desde el punto de vista étnico-histórico. No es una novela moderna.

Puskin es un antecesor de los grande escritores rusos, Tolstoi, Dostoievsky. En sus páginas leo el tradicional pesimismo que asociamos a los escritores rusos. La sensación de que hagamos lo que hagamos nuestro destino no está en nuestras manos, por lo tanto no vale la pena esforzarse por nada.

¿Recomendable?
Si, un clásico al año no hace daño. Bueno, mejor más de uno.

------
La hija del capitán, Alexander Pushkin, ed. Salvat. 142 pág. comprado en un mercadillo de San Jordi por 1 €

2 comentarios :

casanovamar dijo...

Yo tambien me lo leí cuando tenía 12-13 años y guardo muy gratos recuerdo. Despues de esta revisión quizás me lo vuelva a leer algún día.
Un abrazo.

Anónimo dijo...

donde la puedo descargar!!

Publicar un comentario