martes, 21 de diciembre de 2010

Todo en su sitio

todo en su sitio

sa pedrera, ibiza; 17/12/2010

Nadie a la vista. Si te acercas a la rompiente el ruido del mar te deja sordo. El viento de poniente sopla sin cesar, lanzando arena de la duna hacia tu cara. Hace frío, bastante frío, pero se puede soportar bien. Las estrellas recorren su camino.

Estás ahí, solo, sin cobertura en el móvil, sin nadie a la redonda. Me dicen que estoy loco por ir a esos sitios solo. ¿Y si me pasa algo? ¿Y tropiezo y me tuerzo un tobillo? ¿y si me resbalo y caigo? ¡Bah!. Un riesgo mínimo comparado con la maravilla del paisaje y cielo iluminados por una luna casi llena. Esa luz de la noche que tiene una cualidad indefinible que la hace perfecta para iluminar los pensamientos de uno. No hay mejor sitio donde estar en todo el universo.

Haces un recorrido por todas esas cosas que tienes en la cabeza en las que normalmente ni reparas. Decisiones pendientes, conversaciones pendientes, disculpas pendientes, agradecimientos pendientes. ¡Madre mía! ¡Cuántas cosas pendientes!

El viento ayuda a limpiar y ordenar un poco. El frío hace que todo parezca más claro, menos turbulento. El ruido del mar oculta el ruido del día a día, que de repente desaparece. Las estrellas en el cielo son una referencia clara, cada estrella un objetivo, algo que conseguir. ¿Qué piensas, que no vale la pena venir?

¿Qué piensas tú? Si, a ti te lo pregunto. ¿Vale la pena venir?

Sonaba, como no, Radiohead

No hay comentarios :

Publicar un comentario