lunes, 29 de marzo de 2010

Autoretrato a través de los ojos de una niña


Desde que se inventó el espejo todos tenemos una idea de nuestro aspecto. Desde que se inventó la cámara fotográfica tenemos además la posibilidad de saber en cierto sentido cómo se nos ve desde fuera de un modo menos subjetivo.

Aún así, de ningún modo podemos estar seguros de cómo otra persona nos ve. ¿Le pareceré interesante? ¿Le pareceré guapo? ¿Le pareceré gordo o delgado? Nuestra imagen, al pasar a través de los ojos del observador se transforma. Esto es así en cualquier medio de comunicación. Ya se sabe: emisor/canal/receptor, y por el camino el mensaje cambia. Seguramente todos hemos tenido el secreto deseo de saber cómo nos ve alguna persona, es decir, meternos dentro de su cerebro, detrás de sus ojos y vernos como somos vistos.

Eso es imposible, seguramente por suerte. Menos mal que la telepatía no existe.

Se me ocurrió intentar hacer este juego de verme como me ve mi hija, pero a lo más que he llegado es a verme reflejado en los ojos de mi hija. No deja de ser un espejo.

Sobre la foto. Sigo jugando con el fuelle y distintos objetivos. Como habrás visto, las flores me maravillan cuando las veo con los ojos y la cercanía de un insecto. Colores increíbles, texturas increíbles, composiciones sorprendentes... Ahora estoy empezando a utilizar el cacharro este sobre otros sujetos, para ver qué tal. Tengo varias ideas sobre las que iré experimentando. Seguro que estoy siguiendo el mismo camino que miles de aficionados a la fotografía han seguido antes que yo, pero ser consciente de esto y haber visto cientos de macros antes no hace que me asombre menos ante el detalle de un estambre, las texturas en un capullo de flor o la armonía de color en un pétalo.

Este es uno de esos experimentos. Me atraen las texturas que se encuentran en el iris, e intentado fotografiarlo usando como modelo casi voluntaria a mi hija, he encontrado que con la luz adecuada me veía reflejado en su ojo tan bien que lo podía fotografiar. Diez minutos y quince fotos después....

viernes, 26 de marzo de 2010

cruce de miradas

cruce de miradas
cruce de miradas, originalmente cargada por soybuscador.
cruce de miradas

Vuelvo al aeropuerto. Ese lugar de cruces sin encuentros. Centenares de personas miviéndose como barcos en el mar. Cerca unos de otros pero sin rozarse, sin hablarse, casi sin verse, y desde luego sin mirarse.

Este es un instante cualquiera. Entre tanta gente cuatro personajes están cerca. Tan cerca como para ser un grupo, pero tan lejos que parece que están en planetas diferentes. Todos miran algo, pero cosas diferentes, cada uno de ellos absorto en sus pensamientos.

¿Qué busca el señor en el primer plano? Lleva algo entre los labios. No un cigarrillo, desde luego, quizá un ticket de metro enrollado. ¿Se habrá perdido?

¿A quién mira la joven que está andando justo a su izquierda? ¿Busca una puerta de embarque? ¿Busca a su pareja?

¿Me mira a mi el chico más alejado? ¿Se ha dado cuenta de que llevo una cámara compacta colgando al cuello y que tengo el dedo peligrosamente cerca del obturador? Desde luego espera algo.

Pero el personaje que más me atrae es la mujer de la izquierda. Está parada, con la chaqueta en la mano. Está indudablemente triste, tiene la mirada perdida, desenfocada. Estoy seguro de que viaja sola. Seguramente le han dado una mala noticia hoy. Me gustaría conocerla, conocer su historia. Saber por qué tiene ese semblante.

Pero yo también soy uno más de los viajeros que esperan su vuelo, condenado a cruzarme con los demás sin verlos durante ese tiempo irreal que uno pasa esperando el embarque. No debo dirigirme a ella, no puedo dirigirme a ella. Jamás sabré quién es, a qué se dedica, por qué está triste, por qué mira sin ver.

Cruzamos la mirada, pero no cruzamos la palabra.


---------

Sobre la foto.

¿Está torcida? SI
¿Está levemente movida? SI
¿Está mal expuesta? SI, claramente subexpuesta.

Los riesgos del directo, dicen en la radio..

viernes, 19 de marzo de 2010

Un año de explores, 28 de febrero de 2009 a 27 de febrero de 2010

Como ya te debes haber dado cuenta la fotografía me gusta algo, osea, me gusta bastante.

Desde hace mucho tiempo es un tema que me gustaba, de hecho hace .... digamos diecinueve años que me regalaron la primera reflex, una yashica FX3, que todavía está por aquí. Luego compré una Nikon F60, que hace poco volví a poner en marcha y funcionaba perfectamente. Después me pasé a la fotografía digital, y a lo largo del tiempo pasaron varias cámaras por mis manos, de las que destacaré una Canon Ixus i Zoom que me ha acompañado en todos los viajes en los últimos ¿cuatro o cinco años?

Ahora hace un año y medio compré un kit Nikon D60 con dos objetivos. Menos de medio año después vendí el kit y lo cambié por la cámara reflex que tengo ahora, una Nikon D90.

A través de la fotografía, y de la red social en la que cuelgo las fotos, Flickr, he conocido a una gente fantástica con la que me voy a pasar frío por las noches, me pego madrugones infames, disfruto de algunos desayunos estupendos y últimamente hasta juego al fútbol. Un montón de amigos nuevos de los que he aprendido tantas cosas, y tengo tantas todavía que aprender....

el mar rojo IIVolvamos a la D90. Esta cámara la estrené un 28 de febrero, recién llegada, y, por estas cosas que pasan, la primera foto que subí con ella se convirtió en mi primer explore. ¿Y qué es eso del explore? Una chorrada. Flickr, de algún modo que sólo el programador desconocido sabe, elige cada día quinientas de entre los cuatro millones de fotos que se suben a sus servidores, y con ellas confecciona un catálogo en el que estas fotos aparecen clasificadas por 'atractivo' en base a sus visitas, comentarios, personas que las han declarado favoritas... Esto es 'explore'.

Es una chorrada, aunque hay gente que se lo toma tan en serio como para dedicar su tiempo a intentar detectar los 'agujeros' que tiene para colar fotos una y otra vez. En fin. Un pasatiempo más. La verdad es que a todos nos gusta que nuestras fotos aparezcan ahí, aunque sea sólo por vanidad.

Para celebrar este primer año de Nikon D90, con la que tan bien lo paso, voy a colgar aquí la colección de explores que he tenido. Algunas fotos son buenas, muchas son normales y algunas son malas malas. Como digo, no las he escogido yo, sino algún tipo de algoritmo mágico...

Estos son los 38 explores que he 'conseguido' en este año.


1. cumulonimbos al atardecer, 2. un venerable ancianito, 3. Amanecer en el pais de Barbie, 4. las estrellas me iluminan, me sirven de guía, 5. 091003.Flickeros de Ibiza, 6. no es lo mismo sin ti, 7. a la luna de valencia, 8. una pareja feliz,

9. torre y estrellas, 10. adoradora de la luna, 11. pies mojados, 12. un lugar en la noche, 13. gloomy day, 14. la iglesia de la isla del lago de Bled, 15. observo salir el sol, 16. BN salvador,

17. la primavera se acerca, 18. la becaria de caronte, 19. una cámara con las gafas de josé feliciano, 20. ¡No soy un macro, soy una seta!, 21. roca blanca, roca negra, 22. una cala solitaria bajo la luz de la luna llena, 23. vuelve a puerto, vuelve, 24. materia y energía,

25. en un pais multicolor, 26. venus, saturno, mercurio, 27. Mira que me gustan las fotos con Sol, 28. un lugar para trabajar, 29. escalera a ninguna parte II, 30. un punto en el cielo, 31. el verano, el pasado, 32. el castillo de bled,

33. pioneros, 34. palau de la música, 35. buenos días, 36. no puede ser, de verdad, 37. el mar rojo II, 38. en el lago

Una chorrada divertida.

miércoles, 3 de marzo de 2010

Las garras del águila, Cato vol. 3, Simon Scarrow

No voy a comentar mucho sobre este libro. La verdad es que lo leí por impulso nada más terminar el otro y prácticamente valdría el comentario anterior. 

Como ya he comentado en alguna ocasión, este tipo de libros me vienen bien cuando realmente necesito despejar la cabeza. A algunas personas les da por la novela negra, que a mi me gusta poco, y a mi me da por la ciencia ficción, la fantasía o las aventuras de romanos. Nadie es perfecto.

Al tema. 

Más aventuras de nuestro coleguilla, el Optio Quinto Licinio Cato, su centurión Macro, el legado Vespasiano y los demás en una particular visión de la conquista de Britania. En este caso tienen que infiltrarse en territorio enemigo para recuperar unos valiosos rehenes que han capturado los malignos druidas de la orden de la luna oscura. 

Los druidas son malos, malos, malos y se dedican a sembrar el terror entre las tribus que se han aliado con los romanos. Los romanos, sin ser angelitos, sí que representan de modo claro el orden y la civilización, cosa que hasta los más iletrados entre ellos están orgullosos de representar.

La acción se desarrolla en el marco del 'gran plan' del autor, que contextualiza las acciones de sus protagonistas en un gran juego de intrigas y traiciones en el que se hayan inmersos varios de los personajes que pretenden alcanzar la púrpura imperial. Este 'marco estratégico' se traslada de libro en libro, desarrollándose en cada uno de ellos un episodio de esta lucha entre los grandes poderes del imperio.

En este libro, además Scarrow no se corta al presentarnos como personaje a Boadicea, la que se convertiría en caudillo del más sangriento levantamiento contra la dominación romana, personaje que ha adquirido proporciones legendarias en el imaginario británico. Pues bien, aquí la vemos intimando con los romanos mucho antes de su apoteosis.

El libro es entretenido, sin más. Lo que dije en el comentario anterior: fantasía romana.

¿Recomendable? Pse, si te has leído los anteriores y te han gustado... te entretendrá. Bueno, sí, es divertido, pero no cambiará tu vida.

--------

Las garras del águila, Simon Scarrow, Edhasa, 432 pág. 25,00 €