jueves, 30 de septiembre de 2010

Los desnudos y los muertos, Norman Mailer

Este es el libro que leí hace más de dos meses y que no comenté en su momento. Con este empecé esta maña costumbre de NO comentar los libros al leerlos. igual lo hice más bien por culpa de este libro, por lo que me desagradó.

Es un libro difícil, y a la vez dicen que es una de las cien mejores novelas de todos los tiempos. Para mi no estaría en esta lista, ufff, ni en la de quinientas tampoco.  Es un libro durísimo. Escrito justo después de la segunda guerra mundial por Norman Mailer, que sirvió en el Pacífico pero no  en tropas de combate sino como cocinero en tropas de apoyo, nos cuenta el desarrollo de una campaña en un pelotón de infantería que se enfrenta a la encarnizada defensa que los japoneses hacen de cada metro de frente.

La deshumanización de los personajes es total, y quizá ese es uno de los éxitos de la novela: describir a los soldados como los animales en los que se convierten a través de su entrenamiento y su contacto con el horror, la muerte y el sufrimiento propio y ajeno.

El pelotón lo forman personas que no tienen nada en común, y se aparta mucho de las tradicionales historias de 'compañerismo en la guerra' a las que estamos acostumbrados. Los personajes se odian entre sí, hay comportamientos racistas  hacia los judíos que hay en el pelotón que dan grima, los soldados ven la muerte de los demás como una especie de liberación 'mejor tú que yo'.

En cuanto al comportamiento con el enemigo... mejor no hablar de ello. Los japoneses no alcanzan ni de lejos la categoría de personas. Masacrar a los prisioneros es lo más normal, y hacer 'excursiones' para desvalijar a los cadáveres es cosa habitual.

Tampoco quedan muy bien parados los oficiales, desde el General hacia abajo. Cada uno de ellos obsesionado con sus pequeñas miserias y vendettas personales que les hacen tomar decisiones cuyas consecuencias pagan otros.

¿Y cuál es la historia? No hay historia. Bueno, es mentira; hay una situación que rodea la historia: es la campaña para tomar una isla inexistente en el Pacífico, desde el desembarco hasta la eliminación del último reducto japonés. Los días se suceden, los soldados combaten y mueren y el horror aumenta sin cesar. La campaña se estanca y el General decide enviar una patrulla de reconocimiento para evaluar una posible estrategia. En realidad todo este argumento es superfluo, porque lo que el autor quiere lo consigue sin que importe mucho lo que rodea a los personajes: los soldados de la patrulla. Ellos son los protagonistas, no la historia.

Un horror de libro, una especie de 'el corazón de las tinieblas' de Conrad ambientado en la segunda guerra mundial. El autor nos convence de lo inhumanos que podemos ser los humanos.

¿Recomendable? Bueno. Yo no lo recomendaría. Se me ocurren muchas cosas mejores para pasar el rato que amargarse con lo más abyecto de la condición humana. ¿Me explico?

---------------
Los desnudos y los muertos. Norman Mailer. Ed. Anagrama. 704 pág. 13,50 €

lunes, 27 de septiembre de 2010

Platón y un ornitorrinco entran en un bar, T. Cathcart y D. Klein

El afán por poner conocimiento en las manos de cualquiera no debe superar algunos límites. Los dos autores pretenden reducir la historia de la filosofía a un libro de 215 páginas bajo la premisa de que detrás de cada buen chiste hay un principio o una corriente filosófica. Así que para aprovechar mejor el espacio se dedican a adornar cada página con uno o dos chistes que -supuestamente- ilustran el concepto o escuela filosófica que se está tratando.

Para mi es una patochada de la que lo único simpático es el titulo, que además es un juego de palabras que en castellano tampoco tiene sentido ('Plato and a platypus walk into a bar' en Inglés)

Dos vacas están pastando cuando una se vuelve y le dice a la otra:
-Aunque pi se suele abreviar con cinco o seis números, en realidad progresa hasta el infinito.
la otra vaca se vuelve y le dice
-Muuuu......
pág.28 (sobre el infinito)

Hau que reconocer que algunos de los chistes tienen gracia. Otros ni eso.

¿Recomendable? Ideal para regalárselo a alguien. Es barato.

-------------
Platón y un ornitorrinco entran en un bar, T. Cathcart y D. Klein. Booklet, 215 pág. 6.95 €

sábado, 25 de septiembre de 2010

Una semana larga con un buen final.

En uno de estos episodios fantásticos de mi trabajo, ayer tuvimos una auditoría de un proyecto desarrollado entre 2005 y 2006. ya ves. Cuatro años y medio después de terminar un trabajo, una auditoría sobre el mismo. Un proyecto con 240 cursos impartidos en 14 ciudades diferentes, por 37 proveedores distintos, con seis mil horas de formación, tres mil setecientos alumnos y una facturación... digamos que acorde con los números anteriores. ¿un cacao? Pues sí, un cacao.

Como resulta que yo soy auditor en una de mis reencarnaciones (aunque no auditor económico, por supuesto) conozco un poco el otro lado, y es verdad que eso ayuda a preparar una auditoría de 'este' lado.

Sabiendo como sé que todo está bien, y que no hay nada malo en el fondo de todo lo que hacemos, es verdad que en un proyecto como el que nos han auditado siempre hay flecos. Es imposible que TODO cuadre al 100%. la perfección es muy cara, y uno siempre maneja presupuestos limitados. Decenas de personas implicadas en la gestión, muchas empresas con ... digamos 'culturas empresariales' diferentes, en fin. Un perfecto caldo de cultivo para el error.

Mi impresión de la auditoría es buena. La nuestra era la última de un ciclo que ha pasado por una parte muy importante de los proyectos desarrollados, y la verdad es que eso nos ha venido bien. Nos felicitaron DOS VECES por ser los que mejor les habíamos sabido explicar la lógica de TODO lo que se hacía en el plan, desde su conceptualización hasta su ejecución y justificación, sin dejar ningún fleco en el camino. La relación con las auditoras fue excelente, cada cual en su papel, desde luego, pero se produjo un diálogo franco y claro, y desde ambos lados, lo digo por experiencia, eso facilita las cosas.

No voy a decir que fue perfecta, porque había un punto en la auditoría en el que las posturas en cuanto a la interpretación de una determinada cosa eran claramente opuestas. No sé lo que pasará con eso, pero nuestra postura es más filosófica que operativa. PODRÍAMOS hacer algo pero no lo QUEREMOS hacer. Ya veremos qué pasa al final.

Pese a todo, pese a saber que teníamos el tema 'controlado' reconozco que no ha sido una buena semana. Demasiadas cosas que repasar, que revisar, que clarificar, en fin. Sin 'preparar' la auditoría, siempre hay que estar preparado para ella, sobre todo cuando son temas que vienen del pasado-ado-ado.

En fin.

Hoy estoy contento. Estoy oyendo el concierto de Supertramp del otro día. Fue genial. Cuando he empezado a escribir este post estaba escuchando uno de los momentos PERFECTOS del concierto, en Another man's woman. Quizá el momento en el que Rick Davies rejuveneció veinte años y nos regalo un momento mágico de pasión y comunión con dieciocho o veinte mil personas que escuchábamos encandilados una de las canciones clásicas, esperando todos un encore final que en España se hizo famoso por ser la música de cabecera de Informe Semanal, uno de los programas de culto de la televisión cuando sólo había dos canales. Pues entonces, cuando todos esperábamos un final conocido, Rick Davies se sacó de la manga un arreglo final MARAVILLOSO Y DIFERENTE que a muchos nos llevó al cielo.

Hoy lo he encontrado en Youtube.Miradlo. El audio es perfecto. Yo estaba ahí.



:-)


domingo, 19 de septiembre de 2010

Supertramp en Barcelona. Yo de mayor quiero ser viejo rockero.

El primer disco que compré en toda mi vida fue el 'Breakfast en América', el penúltimo disco de Supertramp antes de que Roger Hodgson abandonara el grupo. A partir de entonces los fui comprando todos, uno detrás de otro, hasta que los tuve todos. Hoy eso no tendría más mérito que ponerse a buscar y descargar en un momento la discografía completa. Entonces eran otros tiempos, tocadiscos, discos de vinilo, etc etc. Esos discos los tengo por ahí abajo, en el trastero. Cogiendo polvo....

Y de repente resulta que salidos del geriátrico, reaparecen, y resulta que yo me recupero de la operación rápidamente, y resulta que me entero de que tengo entradas, y billetes, y hotel, y... allá que me voy! Barcelona, prepárate. Crisis, what Crisis?

El concierto: maravilloso. Nada de gazmoñadas modernas. El repertorio clásico y casi todas mis favoritas: sólo he echado en falta 'Hide in your shell', 'Child of vision' y 'Fools Overture', de las demás.. todas.

Dos horas de concierto sin pausas, de un tirón, como campeones. Dos cantantes bastante buenos, sobre todo uno de ellos que resulta ser el hijo del batería original del grupo y que tiene una voz clavada a la de Roger Hodgson... Por ahí hubo comentarios malvados y malintencionados sobre la 'casualidad' de que el hijo del batería tuviera la misma voz que uno de los cantantes... Mucho tiempo de gira juntos, ¿no? En fin.

Maldades aparte, un concierto maravilloso. Me las sabía todas, desde luego. Con el primer acorde de cada canción saltaba. Ahhhh qué pasada. Además de eso, las entradas estaban en sitio maravilloso, en la pista, en la fila 23 y centradas. Vamos, que nos los comíamos. Eso también era lo malo. Me cuesta muchísimo estar sentado en un concierto. Ufff hubiera estado saltando todo el rato.

Lo ordenadito que estaba todo, con la gente razonablemente sentada en las sillas de pista me permitió acercarme hasta la fila uno para hacer unas cuantas fotos en 'Downstream', que marcó la mitad del concierto y que interpretó sólo al piano Rick Davies.
No voy a entrar en la gente que asistía al concierto. En general la gente no peinaba canas, sobre todo porque a casi nadie le quedaba pelo (como a mi, por ejemplo) Fantástico ver a familias juntas, padres e hijos, en el concierto. Fantástico.

En fin. La tecnología avanza una barbaridad, y al terminar el concierto podías comprarlo en un pen USB. Lo compré por supuesto. Por ahí estarán grabados mis gritos, silbidos y aullidos. Ahora estoy escribiendo este post con la camiseta de la gira.

Una sorpresa inesperada. Mi grupo favorito de cuando tenía la edad de ser fan. Veinticinco años más tarde los he visto. Resisten los cabritos. Joder, cómo resisten.

Destacaría tres instantes del concierto: los aullidos con 'Give a Little Bit', el impresionante encore final completamente modificado respecto del disco en 'Another man's woman' y el final del concierto: el imprescindible 'Crime of the century'

Por aquí abajo unas cuantas fotos más.

Update: He encontrado un link a una canción de esta gira: "bloody well right"

http://vimeo.com/15045368










El concierto acabó así, no podía acabar de otro modo. La tercera canción del bis. En cuanto empezó yo sabía que sería la última. No hay mejor modo de acabar.

sábado, 11 de septiembre de 2010

El arco iris de Feynman, Leonard Mlodinow

Un libro que escribe un tío que ha tenido una de las becas más prestigiosas en Estados Unidos para estudiar en CalTech, al que le han asignado un despacho al lado del de Murray Gell-Mann y a dos puertas de distancia del de Richard Feynman, que hace contribuciones notables en distintos ámbitos de la física teórica, y que en un momento de su vida se dedica a escribir guiones para McGuiver y Star Trek no tiene pinta de ser aburrido, ¿no?

El autor realiza una especie de recorrido autobiográfico de sus primeros años de postdoctorado, compartiendo cafés y comidas con monstruos de la física del siglo XX en los últimos años de su vida en el caso de Feynmann. El libro trata sobre la creatividad, la autoexigencia, la pasión por el descubrimiento, la duda sobre las capacidades de uno mismo y, en general, la belleza de entender la armonía del cosmos, tanto en la física como en la vida.

El libro es también un homenaje a Feynman, uno de los patriarcas de la física del siglo XX, ganador del premio Nobel, pero que según el autor debía haber recibido el nobel al menos tres veces por sus descubrimientos en ámbitos de conocimiento distintos. Uno de los libros más divertidos y bonitos de leer, incluso para el profano, es el '¿Está usted de broma Sr Feynman?', su autobiografía, en la que descubrimos a un tipo divertido al que le gusta tocar los bongos en grupos de música caribeña, y que se lleva sus notas y apuntes a bares de topless donde dice que se concentra mejor.

Feynman fue un personaje excepcional, dotado de una visión que le hacía trascender por encima de los mejores de su generación. Le citaré:

Otra cosa muy interesante y divertida es preguntar: si yo pudiera cambiar la naturaleza en algún aspecto, cambiar una ley física, ¿qué sucedería?...
......
...Y entonces me divertí haciendo otra cosa. Supongamos que hubiera dos tiempos. Dos espacios y dos tiempos. ¿Qué tipo de mundo sería ése con dos tiempos?
p. 95 ed. coment.

Una persona excepcional. Aquí he enlazado un vídeo en el que explica mediante una analogía con las reglas de ajedrez cómo se produce el progreso en los ámbitos más fundamentales de la física

El libro es breve, de lectura sencilla y accesible para todos. No se pierde para nada en profundidades 'físicas o metafísicas'.

¿Recomendable?
Sin duda. Para todos los públicos.

--------------------
El arco iris de Feynman, Leonard Mlodinow, Drakontos bolsillo. 180 pág. 9,95 €

viernes, 10 de septiembre de 2010

Un día extraño

Hoy no me puedo mover muy bien todavía, más bien no me fío. Creo que un par de días más de reposo en casa harán que la semana que viene esté 100% recuperado, y ese es el objetivo. Creo que mañana sí que saldré de casa a ratos, pero eso lo veremos mañana.

¿Qué hace uno un día en casa sólo, encontrándose bien pero sin poder moverse mucho? Leer, ¿verdad? Pues no. Hoy no tocaba. Hoy no me apetecía leer. He tenido una sobredosis de lectura en las últimas tres semanas, y hoy... no me apetecía. he visto tres películas en casa. Jope, hace mil años que no veía una peli entera, y ahora, en dos días he visto cuatro. A ver:

Una mente maravillosa. Muy interesante. Una perspectiva de la esquizofrenia en el caso extremadamente particular de una persona hiperdotada: el matemático y premio Nobel de economía John Nash Vale la pena.

El señor de los anillos: la comunidad del anillo. Sobran los comentarios. Un clásico. La he visto por un motivo: uno de los libros que he leído estos días es 'Los hijos de Hurin' uno de los textos editados y publicados por el hijo de Tolkien, y aunque no me ha enamorado, sí que me ha metido el gusanillo de orcos, elfos y resto de animales de compañía. No hace falta decir lo que pienso sobre ella, ¿no?

Moon. Me ha sorprendido. Una buena historia de ciencia ficción, con un guión sólido y bien desarrollado y un personaje (un personaje) que se basta y sobra para comerse la pantalla. De lo más recomendable.

Centurión. Una de romanos que te puedes evitar. mala, mala, mala.  Ufff madre mía, qué mala.

Cuatro pelis en prácticamente veinticuatro horas. ¿Cuándo volveré a ver alguna peli?

:-)

Anatomía de un instante, Javier Cercás

El mejor libro que he leído en 2010

Pues sí. Hay que ser prudente cuando uno emite estos juicios, pero cuando uno se lee prácticamente de un tirón (empecé a las 10 de la mañana, y terminé  a las 10 de la noche) un libro de 450 páginas, por algo debe ser.

Es maravilloso el preámbulo, en el que el autor confiesa que su intención inicial fue escribir una novela y que la tenía terminada, y que al releerla se dio cuenta de que la realidad era mejor que la mejor de las ficciones, y dedicó un año y medio más a completar su investigación y contar, desde su subjetividad personal, lo que ocurrió antes, durante y de un modo limitado después del 23 de febrero de 1981.

Las escenas del Teniente Coronel Tejero entrando en el congreso pistola en mano y gritando el famoso 'quieto todo el mundo' forman parte de nuestra historia reciente; creo que todos las tenemos grabadas en nuestra memoria. El autor afirma que todo el mundo recuerda lo que estaba haciendo ese día. Yo, desde luego, lo recuerdo. Estaba en el instituto, haciendo primero de BUP. Al terminar las clases, hacia las siete, la profesora de matemáticas nos dijo que algo había pasado en el Congreso. Me fui a casa y allí me encontré a mi madre y a mi padre escuchando la radio, y entonces no se sabíamos exactamente lo que había pasado, puesto que la televisión sólo pasaba música clásica. Al cabo del rato oímos la proclama del Teniente General Milans del Bosch, y desde la ventana de mi casa, en la calle Duque de Gaeta, en Valencia, se veían pasar los carros de combate por la Avenida del Puerto, patrullando una ciudad desierta y atemorizada..... así hasta el mensaje del Rey, y luego las imágenes de la salida de los guardias civiles del Congreso y la rendición de Tejero. Todo eso está en mi cabeza, y creo que en la de toda la gente de mi edad. Uno de los episodios más dramáticos que nos ha tocado vivir. Un momento sacado de otros tiempos, una estampa del pasado revivida. Algo anacrónico pero a la ver real y vivido. Testigos de la historia por lo que no fue, pero pudo haber sido.

El libro cuenta el desarrollo de los acontecimientos desde meses antes. La situación política de una España desencantada por la crisis económica, desangrada por el terrorismo, desnortada por una crisis política que no se resolvería definitivamente hasta octubre del 82 cuando el PSOE ganó sus primeras elecciones, fue el caldo de cultivo para que una colección de nostálgicos de otros tiempos, idealistas de unos ideales trasnochados, ambiciosos políticos de uniforme y amantes de la 'mano dura' siempre que la mano se dirija a otros, montaran el espectáculo que sacudió los cimientos de la infantil democracia española y que a la postre la transformó en algo mejor, en algo en lo que todavía vivimos. Con todos sus defectos, pero con todas sus virtudes.

El libro está escrito como un ensayo, buscando razones, evidencias, pruebas, argumentos, pero se puede leer perfectamente como una novela. Pese al final conocido, la tensión se transmite desde cada página. la soledad de Suárez, la ambición de González, la confusión de los comunistas, la tensión en los cuarteles, la ambigüedad y el doble juego en ciertos momentos de la Casa Real... todo eso escrito de un modo vibrante y comprometido, ayudado por el paso del tiempo, desde luego, que permite sacar fantasmas de los armarios sin miedo a las consecuencias personales.

En el libro el autor da su opinión sobre todos los personajes que directa o indirectamente participaron, dejando bien a algunos y mal a otros. Los personajes nucleares de la acción son seis: Suárez, Gutierrez Mellado, Carrillo (los tres únicos presentes en el hemiciclo que no se arrojaron al suelo cuando empezaron los disparos) y sus contrapartes golpistas: Tejero, Milans del Bosch y el General Armada (ejecutor, caudillo y alma política del golpe, respectivamente) El autor defiende que en realidad el golpe fueron tres golpes en uno, pues cada uno de los tres principales golpistas buscaba una cosa diferente, y ese fue uno de los motivos del fracaso.

Repito, el libro puede leerse como una novela, pues es una novela de la realidad. La mejor ficción no nos permitiría dibujar una trama tan florentina, en la que los peones, alfiles, caballos y torres tuvieron casi más importancia que reinas y reyes en ambos bandos. Una ficción real, que estuvo a punto de sacarnos a todos del sueño democrático, y arrojarnos a un futuro diferente, desconocido y seguramente peor que el presente en el que vivimos. Una ficción real que tuvo un impacto real en el país, una vez derrotado el pronunciamiento, modificando el desarrollo del estado de las autonomías, introduciendo a España en la OTAN por la vía rápida y provocando una convulsión social que probablemente hizo a todos los españoles comprender lo valioso del juguete que teníamos entre las manos: la democracia; la capacidad de influir en nuestro destino.

No voy a contar más. Es mucho mejor que corras a la librería y compres el libro, que ya está en edición de bolsillo, y te enredes en sus páginas, en sus conspiraciones dentro de las conspiraciones, en su castellano periodístico, literario y accesible, que pone en tus manos un pedazo de Historia de España que muchos, que yo mismo, nunca comprendimos bien.

El golpe del 23 de febrero no fue una farsa, no fue una pantomima, no fue una improvisación. Fue mucho más que eso, y estuvo a punto de triunfar. En cierto sentido, y desde una perspectiva que el autor deja sutilmente abierta, triunfó al consolidar a la monarquía española en el corazón de los españoles. ¿Causalidad o causalidad? Lee el libro y saca tus propias conclusiones. ¿Quién venció en el golpe de estado del 23 de febrero?

¿Recomendable?
SIN NINGUNA DUDA. Un libro maravilloso. Compralo. De verdad. Leelo. Luego me comentas qué te ha parecido.

Quiz: ¿Qué hacías tú el 23 de febrero de 1981?

-----------------
Anatomía de un instante, Javier Cercás, Mondadori. 462 pág. 16,90 €

Pereza.....

Buah, no he publicado un post en serio desde julio, prácticamente, tengo catorce libros por comentar, y creo que no los voy a comentar todos. Haré una lista con los del montón (muchos) y comentaré los buenos (cuatro o cinco)

El verano ha sido complicado para postear, porque entre el viaje a Polonia, la visita familiar, la reincorporación al trabajo y luego mi breve y exitosa visita al hospital no he tenido mucho tiempo. Ahora hay que recuperar las buenas costumbres, y escribir un poco es una de ellas.

Además, creo que voy a usar más el 'go@blogger.com' que es el modo más rápido del universo para publicar cosas breves. Casi un twitter... pero no vamos a liar

Como los buenos propósitos se demuestran actuando... ahora mismo voy a colgar el primer comentario....

Feliz septiembre....

martes, 7 de septiembre de 2010

Tema resuelto.

Tres horas en el quirófano y ya estoy fresco como una rosa.

En serio. Estoy fantástico. Ya me he levantado, he hecho pis, me he reido con los medicos y tal.

A veces las cosas son menos graves de lo que parecen.

:-)

Una piedra en el camino.....

Se cruzo con mi destino......

Hoy me la quitan, o me las quitan, no lo sé.

Un par de dias fuera de juego y a la marcha.

Tengo que colgar los comentarios de muchos libros, creo que van por 13. El verano me ha vuelto perezoso.

A ver si empezamos ya..... esto es aburrido.