domingo, 24 de octubre de 2010

111.111

Uooouuuuu

En mi cuenta principal de flickr hoy he llegado a un número de visitas magnífico: 111.111

La gente suele destacar las 100.000 o así.... pero en realidad un número es igual a otro.

A mi este me mola más que el 100.000, por eso me pego la vacilada de colgarlo por aquí.




Muchas gracias a la gente que piensa que vale la pena perder unos segundos en mirar mis fotos. ¿quién no se siente halagado?

Espero llegar pronto a algún otro número molante.

:-)

miércoles, 20 de octubre de 2010

Acabo de terminar la primera tanda de PECs de la UOC

reflexiones:

1) ¿Quién me mandará?
2) ¿Alguien le va a enseñar algo de matemáticas a los economistas?

Por ejemplo:

En la representación de funciones la variable dependiente se SUELE representar en el eje de ordenadas ¿por qué lo hacen al revés en las curvas de oferta y demanda?

La pendiente de una recta que responda a la ecuación

y=30-1/4x es -1/4, osea, negativa, si, negativa. NO positiva. A menos claro, que cambies los ejes de modo arbitrario....

En fin....... repito. ¿Quién me mandará?

domingo, 17 de octubre de 2010

el pequeño placer de hacer una foto

el pequeño placer de hacer una foto

cap d'es falcó, ibiza; 16/10/2010

Hace casi dos años que subo fotos a flickr. En enero de 2009 abrí esta cuenta y a partir de ese momento he subido setecientas noventa fotos. Ahora las cosas no son como antes. Casi no sabía para qué servían la mitad de los botones, opciones y menús de la cámara, que era también algo más básica que la que uso ahora, y mucho más básica que la que me gustaría usar. Entonces no quedaba con gente para salir a hacer fotos, y mucho menos me pegaba tremendos madrugones para llegar a un sitio determinado en un momento concreto. Me acuerdo perfectamente de la primera vez que hice una larga exposición nocturna, y el asombro que me produjo ver cómo la luz de la noche creaba escenarios completamente diferentes, con colores imposibles de día.

Desde entonces han pasado muchas cosas. He hecho un par de cursos de fotografía y composición, pero sobre todo he aprendido mucho de la gente que me rodea en esta afición. He pasado (he perdido diría alguien) mucho tiempo mirando fotografías de otros y de otras, analizando los datos EXIF y cabreándome cuando no se dejaban ver. He intentado adivinar qué tipo de procesamiento tenía una determinada foto, intentando reproducirlo, a vece scon éxito y a veces sin éxito. Y he preguntado mucho, mucho, mucho. Creo que he tenido suerte de caer en un grupo de gente fantástica con la que comparto una aficion y cada vez más cosas, y que me dejan aprender de ellos.

Ah... y he copiado. Vaya que sí. Intentar recrear una foto determinada es más difícil de lo que parece. No basta ir al mismo sitio y configurar reproduciendo exposición , ISO y apertura. No. Tiene mucho más, que a veces se consigue y a veces, muchas, no.

Y ahora, ¿qué he conseguido? Bueno. Sería de una absurda falsa modestia decir que sigo haciendo las mismas fotos patéticas que hacía al principio. Tengo algunas ideas de técnica fotográfica que antes no tenía, y eso necesariamente se nota. Tengo mucho mejor material y lo manejo mucho mejor que antes. Produzco consistentemente resultados que me dejan contento más veces, muchas más veces que antes. Ahora soy capaz de predecir los resultados en una situacion determinada, y de estar una hora en un encuadre sacándole todo el partido posible.

Y sin embargo todo eso palidece ante el pequeño placer que supone levantar la cámara y simplemente disparar. Ayer pasó algo así. Nos pegamos una caminata importante por el monte en medio de la noche, arriba y abajo, arriba y abajo hasta que llegamos, casi con la luz del día a un sitio donde no habíamos estado. El amanecer no estuvo mal, y de él saqué varias fotos de las que estoy contento, jugando con filtros, exposiciones y todo lo demás. Un buen día se puede decir. Al volver, ya un poco cansado por la caminata y con ganas de desayunar, pasamos por este sitio. La torre de Es savinar, al extremo del pequeño cabo donde empiezan es freus se recortaba contra el mar, no contra el cielo, dando una perspectiva diferente. El Sol, que ya estaba bastante alto iluminaba la escena en un ángulo interesante. El cielo estaba limpio, sin nubes. Quizá a alguien le gustaría de otro modo.... a mi me va bien así.

Desde luego no era momento de sacar nada de la mochila, así que cogí la compacta que suelo llevar colgada o en un bolsillo y disparé. Un instante nada más, ni filtros, ni trípode, ni pruebas... sólo un instante para fotografiar. Casi ni tiempo para ver el resultado, porque ya estaba haciendo esperar a los demás. Sólo el placer de hacer una foto, sin preocuparme de nada más.

Hoy me he fijado en esta foto, y me gusta mucho más que cualquier otra que tomara ayer. Igual me pasé dos o tres minutos preparando o trabajando en las otras, frente a sólo un instante de levantar la cámara y disparar en esta. Espero no perder nunca esa sensación de sorpresa que uno tiene cuando, después de hacer una foto, ve el resultado y le gusta. Cuando me pase eso me dedicaré a otra cosa.

sábado, 16 de octubre de 2010

Secuencia principal: G2

secuencia principal: G2
es cap d'es falcó, ibiza; 16/10/2010

Ahí estamos. Parte de una familia de nueve hermanos, u ocho según se cuente, pegados a las faldas de papá-mamá, rodeados por abismos de vacío, lejos de todo y sólo cerca de nosotros mismos. Condenados por leyes eternas a recorrer el mismo recorrido dia a día, año a año, eón a eón. Triple giro sobre nosotros mismos, sobre Él y sobre el centro de la galaxia.

Aquí estamos, pequeños montoncitos de carbono, hidrogeno, oxigeno y trazas de decenas de otros elementos, evolucionados a partir de una sopa primordial de materia orgánica, y resultado del azar, de la fortuna y de la selección natural, consecuencia de las mutaciones de nuestro genoma, que después de recorrer miles de caminos terminados en vía muerta llegaron a hacernos como somos.

Todo podía ser diferente, pero es como es. Una órbita diferente, un Sol más o menos masivo, la ausencia de la Luna o de un hermano gigante que despeja nuestro vecindario de peligros podía haber desembocado en un mundo diferente, yermo, estéril, vacío. O yéndonos a aspectos más fundamentales, pequeños cambios en constantes como la gravitatoria, la electromagnética, o la de estructura fina hubiera tenido como consecuencia un Universo en el que no se condensara la materia, o las estrellas no llegaran a arder con el fuego de la fusión nuclear.

Y todo esto, ¿porqué es? ¿Es una necesidad?, ¿es una consecuencia?, ¿es una casualidad? Ahí están los límites del conocimiento, donde la física roza la metafísica y el principo antrópico en su versión fuerte o débil planea amenazador sobre los razonamientos. La causa sin causa que acecha al final del camino.

Por ahora este pequeño montón de materia orgánica se limita a disfrutar del amanecer; de ver como una estrella vulgar, una enana amarilla de clase espectral G2 a la que cariñosamente llamamos Sol sale sobre un mar de agua líquida, no de metano como en Titán, o de hielo sólido como posiblemente en Europa, o de azufre fundido como en Io. De cómo el Sol se esconde momentaneamente detrás de nubes de agua, no de hidrógeno e hidrocarburos como en Júpiter, o acidas como en Venus.

Gracias a todo eso y a muchas otras cosas este pequeño montón de materia orgánica puede coger una cámara y hacer algunas fotos nada más que para poder recordar en el futuro que una mañana madrugó, se pegó una caminata de noche por el acantilado, se rió con unos amigos y se disfrutó de un espectáculo que muy bien podría ser diferente, porque en muchos, muchos sitios es diferente y no hay testigos que lo vean.

Música: Main Sequence, de Vangelis, en homenaje a nuestro Sol, una vulgar estrella de la clase G2 de la secuencia principal... Pero NUESTRA vulgar estrella de la clase G2

jueves, 14 de octubre de 2010

con los ojos de una niña

con los ojos de una niña
con los ojos de una niña, originalmente cargada por soybuscador.

Me pasé veinte minutos buscando algún encuadre que no hubiera visto ciento cincuenta veces en Flickr y mucho mejor que lo mejor que yo pudiera sacar. La playa estaba llena de fotógrafos, algunos conocidos, otros desconocidos. Miré por aquí, miré por allá; subiendo el punto de enfoque, bajando el punto de enfoque.... y sobre todo sufriendo. ¿Sabes por qué? Porque la mejor foto que había no la podía sacar. Sentada en una piedra en un pequeño promontorio rocoso, una preciosa niña de unos ocho años, con el pelo rubio recogido en una coleta, miraba el mar y la roca con la intensidad de un filósofo. La imagen era, para mi gusto, bellísima.

Sin embargo no me parece bien hacer fotos de niños sin permiso de sus padres, y allí no había manera de localizarlos, pedir su autorización y volver a hacer la foto sin romper la magia del momento. Igual la tenía que haber hecho.

La niña estuvo ahí unos cinco minutos y después se fue, así que hice lo segundo mejor que que podía hacer. Fui hasta donde ella había estado, coloqué la cámara en el sitio y a la altura de su cabeza e intenté mirar con los ojos de una niña.

Y vi un mar embravecido, con olas que rompían en las rocas y me salpicaban. Y vi unas nubes amenazantes, iluminadas ocasionalmente por relámpagos. Y vi dos rocas inmensas en el mar, de las que no podía apartar los ojos. Y me di cuenta de lo grande que es el mundo. Y esto me salió.

viernes, 8 de octubre de 2010

De todo lo visible e invisible. Lucía Etxebarria


Un libro muy interesante. Quizá se me ha hecho un poco largo en su parte central, pero tanto su planteamiento como su desenlace son estupendos.

La historia. Una no tan joven de buena familia vuelve a España después de unos años en Inglaterra primero en una relación y luego sola. Se introduce en los círculos culturales de la capital, donde con cuatro duros y junto con un chico homosexual que conoce, y que se convierte en su amigo del alma rueda un cortometraje que comienza a recibir premios y más premios en festivales y se convierte en objeto de culto en ciertos ambientes.  Con el dinero que obtienen ruedan una película, que resulta un fracaso de crítica y un éxito de público, recibe también reconocimientos en  festivales muy importantes y les catapulta, especialmente a ella, a la fama.

Ella se convierte en un icono pop, su desparpajo en los medios la convierten en una asidua de tertulias radiofónicas, programas de televisión y todo tipo de inauguraciones, estrenos, etc.

En esta vorágine, la protagonista comienza una relación con un poeta vasco que acaba de ganar un importante premio. Mucho más joven que ella y con novia formal, la relación no parece tener futuro, pero el lazo que les une es intenso y resistente. Además de la atracción personal, él la considera la llave que le abra puertas en la vida social madrileña, y ella, después de una vida compleja en lo emocional, ve en él una especie de alter ego con quien puede mantener una relación entre iguales. El sexo completa el círculo, y fuerza y refuerza hasta el extremo la relación.

En ese momento comienza el descenso a los infiernos de la pareja. El amor se va transformando en dependencia, la dependencia en carga y la carga en desprecio. No se soportan pero no se pueden separar. Ambos llevan al límite su relación sin ser capaces de romperla, sin darse cuenta de que la espiral destructiva para la pareja les conduce a la autodestrucción  por separado.  Ella se intenta suicidar sin éxito (no te estoy reventando la historia porque así empieza el libro), e intenta rehacerse, pero la intensidad de sus sentimientos y de su lazo está más allá de su racionalidad.

Este es el resumen. Suena melodramático, ¿no? Me recordó mucho una película de Claude Chabrol 'El infierno' sobre un hombre obsesionado con la infidelidad de su esposa. Más allá de la temática, el tipo de relación es el mismo: la dependencia mutua que trasciende lo soportable. Vale. Es melodramático, pero.. ¿quién no ha vivido alguna vez una situación melodramática? ¿quién no se ha sentido unido a alguien más allá de lo razonable?

Otro aspecto del libro  muy interesante según mi punto de vista es la historia familiar: la contraposición entre las dos hermanas, Ruth y Judith, personajes bíblicos los dos que no he sabido interpretar a la luz de sus respectivas historias en la Biblia. La protagonista una mujer vital, transgresora, autónoma, autosuficiente, irreverente y provocadora. Judith, su hermana mayor, es convencional, inteligente, moderada, de vida modélica. Sueño y pesadilla para su padre que con su frialdad y distancia no llena el hueco que dejó la madre, desaparecida en circunstancias no aclaradas cuando Ruth era una niña.

El libro está escrito con muchísima inteligencia. Las páginas están vivas, llenas de situaciones, de momentos introspectivos en los que los personajes, bueno, especialmente la protagonista, desnudan su alma ante nuestros ojos. El estilo es el de narrador omnisciente que describe, cuenta,  analiza y toma partido en cada situación. No llega a plantear una visión equilibrada entre ambos amantes porque la protagonista indiscutible es ella, Ruth, pero sí que nos acerca al punto de vista de él, de Juan. Repito que el nudo del libro se me hizo un poco largo, y me quedo con la sensación de que con cien páginas menos me hubiera gustado más, pero vamos, eso es mi opinión personal e intransferible, y muy discutible.

Al leer un libro de estas características uno no puede evitar pensar cuánto de autobiográfico hay en sus páginas. Seguro que la autora está harta de esta interpretación, y con todo el derecho del mundo reclamará para sí el derecho a fabular, a inventar, a crear, a usar la imaginación en definitiva para inventar personajes a su gusto. Y si ella dice que ella no es el personaje, pues yo me lo creo y punto.

No suelo leer muchos libros de estos que vienen rodeados de un boom mediático, como lo tuvo en su momento este y otros de la autora.  Después de leerlo he buscado algunas cosas por ahí sobre la autora, y he descubierto que Lucía Etxebarría  me cae bien. Resulta que tiene mi edad, en realidad es tres meses  y siete días más joven que yo, nació en Valencia, donde yo viví muchos años. Leeré más libros tuyos,  Lucía. Sin duda.

¿Recomendable? Si, sin duda.

----------------------

De todo lo visible e invisible. Lucía Etxebarria. Booklet, 541 pág. 6,60 €

jueves, 7 de octubre de 2010

Descubrimiento

descubrimiento


-Baja tú primero.
-No. Hoy te toca a ti. Ayer casi me pilla el segurata.
-Pero qué dices, si se queda frito en cuanto se acaba El Larguero. Tiene suerte de que nadie mire la grabación de las cámaras.
-Que no, joder, que ayer casi me pilla. Te digo que cuando subía por la escalera estaba dando vueltas con la linterna
-Callaros las dos. Ya voy yo.
-Te acompaño.
-No, espera. Sóla hago menos ruido. Os llamo en cuanto vea que está todo bien. Ahora, a vosotras dos -dice señalando a las dos primeras-, mañana os toca explorar.
-Venga, menos rollo. Queda poco tiempo.
-Yo sólo necesito media hora.
-¡Cómo te pasas!
-Ja ja ja ja, luego me lo cuentas.
-¿Dónde era hoy?
-En los muebles, ¿dónde mejor?
-Tenemos que probar en las máquinas de fitness. Se me han ocurrido un par de ideas...
-Pues cuando vayas dímelo, pasaré por electrónica a pillar una cámara y te grabo.
-Ni de coña. Luego lo cuelgas.
-Más quisieras que te hiciera famosa.
-Callaros ya. Voy.

La de la sudadera lila baja y se dirige a la escalera. Las otras cuatro esperan la señal con impaciencia. Desaparece en el piso de arriba. Un momento después vuelve a aparecer en el hueco de la esaclera. Mira hacia las otras y hace un gesto con la mano. Silenciosas como gatos acechando a un ratón bajan y la siguen escalera arriba. En un par de minutos llegan a la zona de muebles, cuarto piso. Allí, sentados alrededor de una mesa de comedor estilo provenzal están ellos. Cuatro. Silenciosos. Algo va mal. Falta uno.

La de amarillo busca y no encuentra.

-¿Dónde está?
-Un niño tropezó esta tarde con él y cayó. Se le rompió un brazo y se lo llevaron. No lo hemos vuelto a ver. No sabemos más.

La de amarillo se queda quieta como un maniquí. Se gira y se aleja. Unos segundos después la sigue la de negro. La encuentra tumbada boca abajo en una cama de matrimonio, la cabeza incrustada en la almohada. No hace ruido, pero su espalda se agita. Gimoteos inaudibles. La de negro se sienta a su lado y le coge una mano. La de amarillo la aprieta. Están así un rato compartiendo silenciosamente la pérdida. La de amarillo se gira. Tiene los ojos húmedos. La almohada está mojada.

La de negro clava los ojos en la de amarillo. Su mirada es intensa.

-No sabía que podemos llorar.

Blogs, fotos y cuentos

Hace tiempo tengo un conflicto respecto de la utilidad del Blog, puesto al final, aunque escribo para mi mismo, es decir, escribo porque me gusta escribir, en el fondo a uno le gusta que alguien le lea. Debe ser ese puntillo presuntuoso que todos tenemos (y yo también) por ahí dentro.

Supongo que por este motivo utilizo Flickr muchas veces como si fuera un Blog, y allá donde sólo deberían colgarse fotos cuelgo fotos y textos: a veces reflexiones, a veces cuentos.

Creo que voy a hacer una cosa a partir de ahora. Cuando algo sea 'sólo foto' irá a flickr, cuando algo sea un 'artículo' vendrá sólo aquí, pero cuando algo esté en medio, es decir, sea un pie de foto largo, o un cuento corto.... irá a los dos sitios.

Nadie está obligado a leer si no quiere. Sé que hay gente que sigue el Blog pero no sigue Flickr, y al revés. Pues bueno. Cada cuál que tome lo que prefiera.

¿Hago bien?

No sé. Lo hago y punto.

Empiezo ya.

miércoles, 6 de octubre de 2010

Otros mundos.... Gliese 581g

Algunos estamos emocionados por el descubrimiento del exoplaneta Gliese581g, que como nombre no es muy excitante. Un planeta rocoso, con una gravedad entre 1,1 y 1,7 veces la terreste, situado a la distancia adecuada para que pudiera (ojo, pudiera) haber agua líquida, orbitando una estrella tranquila y estable como es una enana roja, en nuestro vecindario (a tan sólo 20 años luz) .... ufff.  Se encienden luces de colores en la cabeza. No me digas que no.

Para comprender lo que todo esto significa hay que aplicar el principio de la máxima prudencia y restringirse a los datos, y para conocer estos lo mejor es informarse.

Enlazo aquí una entrada de uno de los blogs que sigo habitualmente: 'Eureka' que trata sobre aspectos relacionados con la exploración espacial.  Enlazo este porque me parece el mejor con diferencia de todos los que he leído, que son decenas, sobre el descubrimiento de esta 'oportunidad' en el cielo.

Me convierto así en prescriptor y te recomiendo que lo leas para que, por ti mismo seas capaz de entender lo que este descubrimiento significa. Es largo, pero vale la pena.

http://danielmarin.blogspot.com/2010/10/el-dia-que-descubrimos-gliese-581-g.html

Feliz lectura.

:-)

sábado, 2 de octubre de 2010

Octubre en Ibiza


De Soy Buscador

Animación en la playa, buena comida, un libro que me tiene enganchado, mi nena.

Algunos dicen que a Ibiza sólo se puede venir en Verano. Yo creo que no. A Ibiza se debe venir todo el año.

¿Te animas?

De Soy Buscador




¿Para qué más?