martes, 8 de febrero de 2011

Una mañana con niebla

El paisaje no es el habitual. La niebla oculta la ciudad. Entre las nubes se entrevén las gruas de las obras del castillo y el campanario de la catedral. Ahí abajo está mi ciudad, pero no la veo. A veces algo nos tapa lo importante y no lo vemos por más que lo miremos.

Ahí estamos.


una mañana con niebla

una mañana con niebla

una mañana con niebla

una mañana con niebla

Últimamente me pierdo algunas cosas importantes. Creo.

1 comentario :

Anónimo dijo...

...pues habrá que pisarle al gas o apretar el freno. Algo habrá que hacer ¿no crees?.
:-)

Publicar un comentario