sábado, 5 de mayo de 2012

Expiación, Ian McEwan

¿Y por dónde empiezo? ¿Por la historia sobre una historia dentro de una historia? ¿Por la trama del libro en si misma? ¿Por la interpretación de la conducta adolescente? ¿Por la reflexión sobre el poder del creador sobre su obra que cierra el libro? No tengo ni idea de por dónde empezar. Bueno, sí que lo sé.

Mira. Acabé el libro anteanoche, hacia la una. Lo terminé y ¿sabes lo que hice? Volví a leer el último capítulo. Terminé la relectura, cerré el libro, apagué la luz. Encendí la luz, lo abrí otra vez y volví a leer las cinco últimas páginas.

Menudo pedazo de libro. Ya sabes que Ian McEwan es un autor que en general me encanta, y por aquí he comentado más de uno de sus libros. Este en concreto llevaba tiempo rondándolo, pero hasta el pasado día de San Jordi no me decidí a comprarlo. Ahora me arrepiento de no haberlo hecho antes.

Expiación es uno de esos libros que te arrastra de una página a la siguiente de la mano de personajes vivos que interactúan del modo más natural y que construyen entre todos una historia que te atrapa. Cuando crees que tienes dominado el libro, este se retuerce y te domina a ti. Cambia el registro, cambia el tono, cambia el ritmo. Y lo vuelve a hacer.

Te doy un caramelito. Años 30 del S. XX. Caluroso verano en la campiña inglesa. Se reúne la familia: hijos, primos, amigos, para pasar unos días antes de que cada uno retome su vida. Los proyectos se mezclan con los sueños, y estos con las frustraciones. Briony, la hija menor, adolescente a medio hacer con la imaginación propia de su edad ve, intuye, supone, adivina y se confunde con el comportamiento de quienes la rodean. Esclava de su educación reprimida y mojigata, no sabe interpretar lo que pasa a su alrededor, lo confunde todo y convierte al héroe en criminal. Años después la guerra mundial baraja las cartas de los personajes y fuerza encuentros y separaciones inesperadas. Y al final... no lo sé. El final lo juzgas tú mismo.

No tengo ningunas ganas de ver la película que hicieron en 2007 sobre este libro. Ningunas. Me quedo con mi Briony, con mi Cee, con mi Robbie.

Este libro es mi primer candidato a ser el libro que más me ha gustado en 2012.

¿Recomendable?
Si. Sin duda. Ya tengo el siguiente del autor en la recámara.

Mira que llevo años leyendo, y me sigo sorprendiendo que por los 9,50 € que cuesta un libro como este pueda obtener uno tanto.

-------------------------
Expiación, Ian McEwan, ed. Anagrama compactos. 435 pág. 9,50 €

No hay comentarios :

Publicar un comentario