miércoles, 7 de noviembre de 2012

Mensajes en una botella... o en cualquier sitio

Uno encuentra mensajes en cualquier sitio si mira lo suficiente, y a veces uno encuentra mensajes sin buscar. Uno encuentra mensajes inesperados, procedentes de aquí y de allá, mensajes con sentido y mensajes sin sentido, mensajes deseados y mensajes indeseados. Eso forma parte de la vida en general, y de la mia en particular. Uno se debe acostumbrar, supongo, a esto, forma parte del juego, forma parte de la vida.

Lo que no es tan habitual es encontrar una pared entera llena de mensajes.

El domingo pasado devolví el coche que había alquilado en la estación de tren de Valencia para mi miniescapada al delta del Ebro. Sobre esa escapada ya habrá ocasión de comentar algo quizá.

Como era temprano y tenía tiempo, decidí pegar un paseo con la cámara por la estación y sus alrededores. Ya sabes, o quizá no, que las estaciones y aeropuertos son sitios que me encantan, me parecen fotogénicos por naturaleza. Pues eso, allá que me fui sin nada que hacer durante hora u hora y media salvo hacer fotos, mirar a la gente y dejar pasar el rato. Entré en una tienda en la estación, Natura, que a veces tiene cosas interesantes y siempre tiene algún motivo que fotografiar. Y ahí estaba: una pared  convertida en el depósito  de los mensajes de la gente, pegados en postits, escritos en cien letras diferentes. mensajes de amor, mensajes de soledad, mensajes de esperanza. No pude evitar hacer unas cuantas fotos. Aquí están unos cuantos.


Mensajes que deja la gente... ¿Cuántos se te aplican? ¿Cuántos habrías escrito tú? ¿Con cuántos estados de ánimo te sientes identificado o identificada?

-----
Fotos: Olympus PEN E-PL1, Lumix 20mm f/1.7 pancake. Gracias Jose por la cámara, gracias Oscar por el objetivo

1 comentario :

Anónimo dijo...

Ojalá uno de ellos, uno en especial, fuera dirigido a mi.

Publicar un comentario