sábado, 18 de mayo de 2013

Tiempo cambiante, tormenta y nuevas esperanzas

El tiempo cambia en pocas horas. El mismo sitio, la misma vista es completamente diferente con pocas horas de diferencia. El otro día hacía una tarde espectacular, con unas nubes preciosas y una luz exquisita. Mirar por la ventana y verlo y sacar la cámara fueron una sola cosa.

Un rato después se cerraron las nubes y comenzó a llover. Salió un arco iris doble espectacular, que no pude tomar entero, pero sí conseguí sacarlo. 

Más tarde comenzó una tormenta seca. Ya de noche los rayos iluminaban la ciudad, y las nubes se abrían puntualmente dejando incluso ver las estrellas, para volver a cerrarse momentos después. Tuve la suerte de cazar un rayo sobre la catedral. Mi segundo rayo

Y al día siguiente de nuevo un cielo limpio, claro, bello y primaveral nos anunciaba un día impresionante. Y lo fue. 





He preferido colocar seguidas las tres fotos con el mismo encuadre, aunque la del arco iris estaría entre la segunda y la tercera, porque me encanta ver series de fotos tomadas con el mismo objetivo y desde el mismo punto de vista pero en momentos diferentes.

A veces siento también cómo las fotografías ordenadas de uno u otro modo pueden contar historias distintas. En este caso el día se va cubriendo y estalla la tormenta que se disuelve con la noche, dejando paso a un nuevo día luminoso y radiante. Me gustaría que esa serie de tres fotos, las tres primeras, fuera una metáfora de cosas que han pasado, pasan y pueden pasar.

Por ahí hay un arco iris también. No soy creyente, pero la explicación bíblica del arco iris me encanta. El pacto que hace Dios con Noé de no volver a inundar jamás la tierra, sellado con el arco de color que cruza el cielo tras la tormenta. ¡Un bellísimo símbolo que puede aplicarse a tantas cosas! La esperanza de que las cosas malas o dolorosas quedan atrás y abren paso a nuevos comienzos, a nuevas oportunidades.

Las cuatro fotos  las tomé entre la tarde del pasado jueves 16 y la mañana del viernes 17. El jueves 16 fue un día muy especial por muchas cosas, y esta serie de fotos simboliza perfectamente algunas de ellas.



Génesis 9:11 - 9:17
Estableceré mi pacto con vosotros, y no exterminaré ya más toda carne con aguas de diluvio, ni habrá mas diluvio para destruir la Tierra.
Y dijo Dios: Esta es la señal del pacto que yo establezco entre mí y vosotros y todo ser viviente que está con vosotros, por siglos perpetuos:
Mi arco he puesto en las nubes, el cual será por señal del pacto entre mí y la Tierra.
Y sucederá que cuando haga venir nubes sobre la Tierra, se dejará ver entonces mi arco en las nubes.
Y me acordaré del pacto mío, que hay entre mi y vosotros y todo ser viviente de toda carne; y no habrá más diluvio de aguas para destruir toda carne.
Estará el arco en las nubes, y lo veré, y me acordaré del pacto perpetuo entre Dios y todo ser viviente, con toda carne que hay sobre la Tierra.
Dijo, pues, Dios a Noé: Esta es la señal del pacto que he establecido entre mi y toda carne que está sobre la Tierra.


No hay comentarios :

Publicar un comentario