viernes, 2 de agosto de 2013

Solar, Ian McEwan

Ojo al argumento de este libro. Un premio Nobel de física británico, galardonado por encontrar una nueva interpretación del efecto fotoeléctrico, ve como su vida pasa sin haber realizado ninguna contribución adicional a la ciencia. Compensa su frustración encadenando matrimonio tras matrimonio y amante tras amante, hasta que su última mujer se entera de que la engaña y comienza ella misma a tener aventuras, alguna de las cuales termina mal. Mientras tanto los documentos que reúnen las investigaciones de uno de sus ayudantes le dan pistas para conseguir un importante avance en el aprovechamiento de la energía solar que podría resolver de un plumazo el problema del calentamiento global.

Su vida personal y profesional se complica, y se convierte en una huida hacia adelante que le conduce a  un desierto de Arizona, donde se concentran todos los errores que ha cometido en su vida en una apoteosis dramática.

El personaje central del libro es un improbable seductor, entrado en carnes, bajito, no especialmente agraciado, que sin embargo consigue que una y otra caigan en sus brazos. Es un científico que ha visto como después de su apoteosis persona, la obtención del premio Nobel, la fuente de su creatividad se ha secado, y vive de rentas presidiendo comités, institutos de investigación y sin hacer ninguna contribución más a la ciencia. Michael Beard es un sujeto un poco ridículo, obsesivo, descuidado, con un punto de maldad pero afortunado e inteligente a la vez. En su vida ocurren cosas. A veces está en el sitio exacto en el momento perfecto y otras sin embargo aparece en donde no debe estar en el peor instante. No estoy seguro de si me cae bien o mal, pero sin duda es un personaje fascinante. Michael Beard es un tipo aparentemente exitoso pero que es incapaz de convivir consigo mismo.

Ian McEwan se lo ha currado para escribir este libro. Siendo el protagonista un Nobel de física, premiado por aportaciones a la mecánica cuántica, el libro contiene por fuerza algunos párrafos relacionados con este tema, y creo que el autor se ha asesorado correctamente, o ha hecho que se los repasar alguien con importantes conocimientos, porque yo al menos no le he pillado en ningún renuncio.

La escritura es ágil, como es característico de Ian McEwan, las situaciones interesantes y el argumento entretenido. Tengo que decir que el final es predecible, pero eso no le quita interés. Hay otro factor que cada vez valoro más: el autor no necesita 1000 páginas para construir una historia. Cada vez estoy más en contra de esos autores que parecen escribir al peso. Igual ya lo he dicho por aquí alguna vez, pero cada vez más me interesan las novelas normales, de doscientas, cuatrocientas páginas. En fin, creo que me estoy volviendo más impaciente (todavía)

En resumen. Ian McEwan se está consolidando como uno de mis autores favoritos. En este blog he comentado ya antes que este otros tres libros suyos: Expiación (magnífico, el libro que más me ha gustado de 2012), Chesil Beach (un libro perfecto) y El inocente. Por algo será.

¿Recomendable?
Si. Sobre todo si te gustan las historias de personajes atípicos.

------------------------------
Solar, Ian McEwan, Ed. Anagrama. 360pág. 9,40 €

No hay comentarios :

Publicar un comentario