martes, 31 de diciembre de 2013

14, Jean Echenoz

Siguiendo con el tema del año que viene, si ayer leí un resumen de los hechos de la primera guerra mundial, hoy he leído una novela corta que en noventa páginas recorre la guerra entera, desde 1914 hasta 1918 a través de un personaje, un trabajador de un pueblo movilizado, combatiente y lisiado en la guerra, y quienes le rodean: su hermano, sus amigos movilizados con él y la chica de la que está enamorado.

¿Por qué he leído este libro? Porque de entre todo lo que ha ido saliendo últimamente sobre la primera guerra mundial, este libro es una de las novelas de las que mejores críticas he leído. El autor se concentra en los personajes ignorando todo lo que pasa más allá de ellos, quizá reflejando con bastante realismo la situación de los soldados rasos, que van allá donde se les manda, disparan cuando se les ordena y mueren cuando les toca. Esta descontextualización de los hechos es coherente con la desargumentación (creo que he inventado esta palabra, pero le viene al pelo) de la novela. La estructura típica de un relato: presentación, nudo y desenlace, se transforma en esta novela en una presentación, hechos y desenlace. No hay trama, no cuenta una historia. Presenta hechos y situaciones en principio inconexas, sin hilo conductor más allá de estar protagonizadas por los escasos personajes, y salta de año a año sin pararse a relatar nada. Aparecen las palabras clave de la guerra: artillería, gas, Somme, Verdún, trinchera y otras, pero sin explicar más.

Pese a las excelentes críticas que tiene, a mi no me ha gustado, es decir, lo he terminado en una hora y al acabar me he preguntado... ¿y de qué iba este libro? Pues no sé. Los tradicionales desastres, horrores de la guerra, amistad en las trincheras y muerte indiscriminada, arbitraria y absurda. Fuera de eso imágenes del frente interior, la retaguardia, los pueblos habitados sólo por niños y viejos, mujeres añorantes. ¿Y algo más? ¿al menos una prosa espléndida?  Ami juicio poco más. Uno de esos casos en los que uno no puede entender a los críticos, a los expertos. Pues eso. Este no-crítico, no-experto no ha disfrutado con este libro.

¿Recomendable?
Sinceramente no.


RESEÑA DEL EDITOR (con la que no estoy en absoluto de acuerdo)

¿Cómo escribir sobre la Gran Guerra, la primera guerra «tecnológica» del siglo XX, y la puerta, también, a medio siglo de barbarie sin precedentes? Echenoz se enfrenta a un nuevo reto literario que supera con maestría. La certera pluma del escritor avanza junto a los soldados en sus largas jornadas de marcha por los países en guerra y acompaña a cuatro jóvenes de la Vendée, Anthime y sus amigos, en medio de una masa indiscernible de carne y metal, de proyectiles y muertos. Pero también nos cuenta la vida que continúa, lejos de las trincheras, a través de personajes como Blanche y su familia. Y todo ello sin renunciar a esa sutil ironía que caracteriza su escritura, condimento imprescindible de un relato apasionante. «Esta novela corta, con ecos de Jules y Jim (…) es un nuevo concentrado del arte de Echenoz» (Norbert Czarny, La Quinzaine Littéraire). «Alistarse en la Gran Guerra, después de que tantos lo hicieran, era un gran riesgo para Jean Echenoz. Pues bien, la ha ganado, y ha regresado íntegro» (Bernard Pivot, Le Journal du Dimanche). «Esta nueva novela concentra y sintetiza lo mejor de la escritura echenoziana» (Florence Bouchy, Le Monde).



----
14, Jean Echenoz, ed. Anagrama, 104 pág. 12,25 €

No hay comentarios :

Publicar un comentario