domingo, 24 de marzo de 2013

Unos días en la nieve. Grandvalira

Unos días en la nieve con María, ideal para cambiar de aires, para descansar un poco y para hacer fotos en paisajes diferentes. Hemos estado en Andorra, en Soldeu, la estación de Grandvalira. No es mi estación favorita, ya sabes que prefiero Sierra Nevada, pero tiene la ventaja de que está a dos horas y media del aeropuerto de Barcelona. Cuando he estado allí habitualmente me he alojado en Pas de la Casa, pero esta vez opté por Soldeu por cambiar un poquito de aires, y la verdad es que no está mal.

La estación tiene pistas para cansar, aunque la parte mala es que el desnivel entre la cota alta y la cota baja no es demasiado grande, de modo que si bajas de un tirón estás mucho más tiempo en las sillas que esquiando, sobre todo si vas un poco rapidito. Sí es cierto que hay pistas de tipos diferentes, y los fuera pistas que he probado, que no han sido muchos porque no conocía lo bastante esta parte de la estación, no han estado mal. Había alguno que prometía, pero no me gusta, ni debía, meterme por sitios que no conozco yendo solo. Hemos tenido unos días magníficos: sol, sol y más sol. Algo de viento pero ningún problema para esquiar. Había nieve para dar y vender, de modo que prácticamente todo el dominio era esquiable. Estupendo. Han sido unos días magníficos.

Hacer fotos en una estación de esquí es peculiar, el blanco es omnipresente y eso condiciona lo que uno hace. En cualquier caso a mi me apetecía muchísimo sobre todo porque es completamente diferente de los paisajes que yo tengo por aquí. He hecho todas las fotos con la Olympus Pen, una cámara excelente para llevarse de viaje, pero lo mejor es que sólo he utilizado el objetivo - tapa, un 15mm f/8 fijo, que enfoca a dos sitios: hiperfocal y a 30 cm. Es simpático, y puesto hace que la cámara quepa perfectamente en un bolsillo del chaquetón de esquí, como si fuera una compacta. Los resultados no están nada mal. Eso sí, hace falta luz, claro.

Algunas fotos de estos días.


Nieve, montañas y nubes


El cielo azul


Paisajes de foto, vaya, ¡esto es una foto!


Había una barbaridad de nieve. Eso es un puesto de información con un mapa, calculo que el techo está más o menos a dos metros y medio del suelo. Pues esa nieve había.




Más paisajes desde la ladera. 


Las cercas que limitaban algunas pistas estaban enterradas, prácticamente invisibles.



Y sí, intenté hace alguna nocturna desde la habitación del apartamento. No había nada de luna. La iluminación viene de la estación y no, no tiene mucho retoque, sólo ajuste de niveles y poco más. 


Yo. Esta foto la hizo María. La he recortado un poco porque la foto intentaba ser otra cosa. No ha salido lo que queríamos pero aún así me gusta. 


Y María, la protagonista del viaje sin duda. Esquía de muerte, puedo ir con ella a todos los sitios, y en un par de años seré yo el que no la siga. Una excelente compañera de viaje.

Todas las fotos Olympus PEN E-PL5, Zuiko 15mm f/8 


sábado, 16 de marzo de 2013

Un cometa sobre el cielo de Ibiza. El cometa Panstarrs

Como ya sabes, y si no lo sabes te lo digo, la astronomía me encanta. Bueno, lo diremos bien, el cielo de la noche me encanta. Ya sabes que siempre que puedo cojo los trastos y me voy por ahí por la noche a hacer cosas de esas raras que uno hace con la cámara.

Estos días hemos tenido un visitante muy especial en el cielo de Ibiza: el cometa PanStarrs, un cometa que teóricamente podría ser visto incluso a simple vista (yo no lo he conseguido). Este va  a ser uno de esos 'años del cometa', puesto que en noviembre igual tenemos la ocasión de ver ISON, 'el cometa del siglo', pero vamos, eso será en noviembre. Por ahora tenemos lo que tenemos y no nos quejamos de eso.  Todavía me acuerdo de una noche que pasé hace muchos años viendo el cometa Hale Bop, una noche que estaba de fiesta por ahí, por cierto.

Bueno, a lo que vamos. Ayer por la tarde, viendo que se había despejado, y después de toda la semana con reuniones, rollos, compromisos y todas esas cosas que le impiden a uno hacer las cosas realmente importantes, me escapé a ver si había suerte. Y hubo suerte.

Me fui a un sitio precioso, el mirador de las salinas, y allí que me planté justo después del atardecer a ver si veía a este señor. A ojo desnudo no hubo manera de encontrarlo, pero como llevo unos prismáticos en el coche (parte del kit básico de supervivencia  ;-) ) tuve la fortuna de poder encontrarlo. Me costó porque estaba más al oeste de lo que yo pensaba, pero vamos, seguramente con las prisas lo había mirado mal.

La cosa es que lo vi, y mejor que eso, lo pude fotografiar. Hice unas treinta o cuarenta fotos, de las cuales me quedo con estas tres, tiradas con focales, tiempos y diafragmas diferentes.

Espero que te gusten. A mi me encantó estar allí, verlo y hacer las fotos.

la noche del cometa





En serio. Si no lo has hecho nunca, sal por la noche a mirar el cielo. No sabes lo que te pierdes.

Todas las fotos Nikon D7000; Sigma 70-200 f/2.8. Y sí, se me olvido llevar el duplicador. Me hubiera gustado intentar una con un 400mm... Update:  La primera Sigma 10-20 f/4,5-5,6

Update: he incluido la primera de las fotos, el panorama de las Salinas con la costa de alicante al fondo. También se puede ver el cometa, es la pizquita de luz sobre la franja más clara, cerca de la silueta de Es Vedrá. Una bonita tarde, de verdad. Me hacía falta.

viernes, 8 de marzo de 2013

El caminante sobre el mar de nubes, Caspar David Friedrich


Un cuadro que seguro que había visto alguna vez en mi vida, y he redescubierto hace poco. Sin saberlo he intentado hacer esta foto muchas veces. El motivo de una persona contemplando un paisaje solitario siempre me ha llamado mucho la atención, y fíjate, no soy el único.

No conozco mucho de este pintor, Caspar David Friedrich, un romántico alemán, pero seguro que si lo hubiera conocido me hubiera ido con él a pasear por la montaña y buscar paisajes singulares. ¿Me estaré volviendo romántico?

martes, 5 de marzo de 2013

Ses balandres, una excursión espectacular

Un poco pretencioso el título, ¿no? pero para mi es adecuado.

Salimos del plá de Corona, un poquito pasado Santa Inés (ver el mapa de por ahí abajo) y cogemos un camino de tierra que deja el pla a la derecha. El camino no es demasiado largo hasta llegar a la canal por la que bajaremos a ses Balandres, pero primero...


... hay que disfrutar de la espectacular vista desde arriba del todo, Ses margalides de frente, el acantilado a se precipita al mar en una caída de más de doscientos metros a plomo. La vista es parecida a la de otros puntos del norte: las Puertas del cielo, Aubarca, Na xamena,  aunque no sé porqué a mi me impresionó especialmente. Espectacular.

Desde arriba también se puede ver el lugar al que nos dirigimos: el pie del acantilado donde un agua azul turquesa nos espera.

Volviendo hacia atrás encontramos la canal por la que bajaremos hasta el pie del acantilado. El inicio del descenso es un cortado de menos de diez metros de ancho por el que se entrevé una senda que baja, y baja, y baja...

La verdad es que cuando uno ve la entrada se pregunta... ¿y por ahí voy a ir? El caminito tiene su tema, no te creas, aunque en algunos momentos encontramos ayudas en forma de escaleras, pasamanos, cuerdas...





Todo esto hasta que llegamos a 'el paso', ya cerca del final del camino, cuando el mar está ahí, al alcance de la mano llegamos a un cortado de unos ocho o diez metros, completamente vertical, en el que la roca ofrece unos 'escalones' por llamarlos de algún modo que nos podrían ayudar a llegar abajo, siempre que uno fuera algún tipo de cuadrúmano, un participante habitual de 'al filo de lo imposible' o tenga la cabeza vacía.

Por suerte, quien colocó los pasamanos y la escalera también  puso una cuerda fija que da una cierta seguridad. Yo, desde luego sin la cuerda no hubiera bajado jamás, y más con el vértigo que tengo. Vaya que no.

Me acuerdo que hace mucho muchos años, en mi primer verano en Ibiza me habían hablado de este sitio y de su legendaria cuerda. Pues bien. Este es el sitio y esta la cuerda. Da miedo, de verdad.


La cosa es que entre unas cosas y otras uno llega abajo, y se encuentra un paisaje magnífico: acantilados, mar, rocas, lugares donde se podría bañar uno y sobre todo NADIE. Un sitio excelente para vover en verano, aunque me temo que no seré el único con esa idea. Sobre todo vendrá gente en barco desde San Antonio, imagino. En fin. Es la isla.



Pero vamos, ¿qué se le pierde a uno en un sitio como este, dejado de la mano de Dios, donde para llegar hay que pasar por un caminacho que vaya tela, incluso jugarse el tipo en una ocasión? Pues nada, en realidad. Así que ya que estamos ahí ... habrá que hacer alguna foto, ¿no?





mar

el frio, el viento, el mar...


Un pelín cansado después de subir... así que lo mejor es irse a Can Cosmi y comerse una estupenda tortilla de las que hacen allí. ¿No crees?


Una observación. Si tienes intención de ir, ojo con lo que llevas, es decir, bajar por algunos sitios será complicado con una mochila grande y el trípode y todo eso. Equipo ligerito, porque si no correrás el peligro de cargarte algo, como tu cabeza por ejemplo.

Ah, el mapa del tesoro...


Ver Ses balandres en un mapa más grande

-----
Todas las fotografías Olympus PEN E-PL5, Zuiko 14-42mm f/3,5-5,6; filtros Lee;

sábado, 2 de marzo de 2013

Marrakechíes trabajando

Ver a la gente en Marrakech es un espectáculo en sí mismo. Alguna de la gente me recordaba en cierto sentido a personas del pueblo de mis padres (y el mío) en Jaén. No estamos tan lejos. De entre toda la gente me fijo especialmente en los que trabajan, los vendedores del zoco, los carretilleros, los muleros, la gente que no se sabe muy bien lo que hace pero que seguro que hace algo para ganarse la vida. Todos esos son los que le dan a la ciudad un caracter tan especial.

Estos son unos cuantos. Ah, ya sabes que pulsando encima de la foto la puedes ver más grande, si te apetece, claro.












Como ves hay de todo. Dime cuál es tu foto favorita y ¡te diré cuál es la mia! Pero sólo si dices quién eres, claro, que los comentarios anónimos no sé a quién responderlos.

Por cierto, seré todavía un poco pesado con Marrakech. Lo siento, pero no puedo evitarlo. 

Estos son los enlaces a un montón de fotos que he ido colgando de Marrakech en Google+ (66 fotos)  y en Facebook (39 fotos), si te apetece verlas ... ahí están.

:-)

-----
Todas las fotos Olympus Pen E-PL5, objetivos Zuiko 14-42mm f/3,5-5,6 y Lumiz 20mm f/1,7 tomadas en Marrakech entre el 31/12/12 y el 3/01/13

viernes, 1 de marzo de 2013

Paseo por la boquería

Una visita obligada cuando uno va a Barcelona es el mercado de la Boquería. Yo no voy a decir nada que no hayan dicho antes muchas otras personas, así que no voy a escribir casi nada más.

Sólo puedo recomendar ir, pasear entre los puestos, tomarse un zumo de frutas exóticas, una tapa o varias en alguno de las barras al final del mercado. Un placer, créeme.

Lo que sí voy a hacer obviamente, porque si no reviento, es colgar un par de fotos del género que está en algunos puestos. Algunos son espectaculares. Mis favoritos son los de verduras y frutas, y algunos de los de pescado.

En realidad no fui a Barcelona a pasear, sino a un concierto. Igual cuelgo algo, aunque las fotos que hice fue con el móvil y no salió nada interesante. En cualquier caso el concierto fue toda una experiencia, de verdad de lo mejor que he visto. ¿De quién fue el concierto?

Todas las fotos Olympus PEN E-PL5: Lumix 20mm f/1,7