martes, 31 de diciembre de 2013

Mi libro favorito de 2013

Creo que es la primera vez que voy a colgar aquí los candidatos a mi libro del año. Este premio (sin premio) se lo doy al libro que haya leído yo este año y que más me haya gustado, independientemente de cuándo hubiera sido escrito o publicado.

El criterio de elección es... pues eso, que me haya gustado a mi por el motivo que sea.

Veamos. Los candidatos de este año son:


Dos libros de ficción y dos de no ficción. Bolaño, que ya ganó este 'premio' por su 2666; el que para mi podría ser el nuevo 'guardián entre el centeno', la miniatura de Cameron sobre la adolescencia; el magnífico libro de gestión de Rumelt y por último el excepcional alegato de Dawkins, el 'azote de la religión'.

Y este año, por primera vez el premio va para un libro de no ficción. 'Good Strategy, bad strategy', de Richard Rumelt, un libro que me va a resultar muy muy útil en los próximos años y que me ha encantado leer. Se me parte el corazón por 'los detectives salvajes', pero este año le toca a la gestión.



Por cierto, si quieres saber cuáles fueron mis favoritos de años anteriores, tengo un tablero en Pinterest (que no uso casi para nada) donde los voy pinchando.

La lista, que empecé en 2006, la componen hasta el momento:

2006 - Roberto Bolaño, '2666'
2007 - Mark Haddon, 'El curioso incidente del perro a medianoche'
2008 - Cormac McCarthy, 'La carretera'
2009 - Haruki Murakami, 'Kafka en la orilla'
2010 - Javier Cercas, 'Anatomía de un instante'
2011 - Eduardo Mendoza, 'Riña de gatos'
2012 - Jonathan Franzen, 'Libertad'
2013 - Richard Rumelt, 'Good Strategy, Bad Strategy'

Los dos primeros son de antes de que empezara este blog que recuerdo que empecé a escribir justo después de leer 'La carretera'. Impresionado por el libro, necesitaba escribir algo sobre él, y mira, así empezó todo... y sigue seis años después.

Pues nada. A ver si alguno os gusta.

14, Jean Echenoz

Siguiendo con el tema del año que viene, si ayer leí un resumen de los hechos de la primera guerra mundial, hoy he leído una novela corta que en noventa páginas recorre la guerra entera, desde 1914 hasta 1918 a través de un personaje, un trabajador de un pueblo movilizado, combatiente y lisiado en la guerra, y quienes le rodean: su hermano, sus amigos movilizados con él y la chica de la que está enamorado.

¿Por qué he leído este libro? Porque de entre todo lo que ha ido saliendo últimamente sobre la primera guerra mundial, este libro es una de las novelas de las que mejores críticas he leído. El autor se concentra en los personajes ignorando todo lo que pasa más allá de ellos, quizá reflejando con bastante realismo la situación de los soldados rasos, que van allá donde se les manda, disparan cuando se les ordena y mueren cuando les toca. Esta descontextualización de los hechos es coherente con la desargumentación (creo que he inventado esta palabra, pero le viene al pelo) de la novela. La estructura típica de un relato: presentación, nudo y desenlace, se transforma en esta novela en una presentación, hechos y desenlace. No hay trama, no cuenta una historia. Presenta hechos y situaciones en principio inconexas, sin hilo conductor más allá de estar protagonizadas por los escasos personajes, y salta de año a año sin pararse a relatar nada. Aparecen las palabras clave de la guerra: artillería, gas, Somme, Verdún, trinchera y otras, pero sin explicar más.

Pese a las excelentes críticas que tiene, a mi no me ha gustado, es decir, lo he terminado en una hora y al acabar me he preguntado... ¿y de qué iba este libro? Pues no sé. Los tradicionales desastres, horrores de la guerra, amistad en las trincheras y muerte indiscriminada, arbitraria y absurda. Fuera de eso imágenes del frente interior, la retaguardia, los pueblos habitados sólo por niños y viejos, mujeres añorantes. ¿Y algo más? ¿al menos una prosa espléndida?  Ami juicio poco más. Uno de esos casos en los que uno no puede entender a los críticos, a los expertos. Pues eso. Este no-crítico, no-experto no ha disfrutado con este libro.

¿Recomendable?
Sinceramente no.


RESEÑA DEL EDITOR (con la que no estoy en absoluto de acuerdo)

¿Cómo escribir sobre la Gran Guerra, la primera guerra «tecnológica» del siglo XX, y la puerta, también, a medio siglo de barbarie sin precedentes? Echenoz se enfrenta a un nuevo reto literario que supera con maestría. La certera pluma del escritor avanza junto a los soldados en sus largas jornadas de marcha por los países en guerra y acompaña a cuatro jóvenes de la Vendée, Anthime y sus amigos, en medio de una masa indiscernible de carne y metal, de proyectiles y muertos. Pero también nos cuenta la vida que continúa, lejos de las trincheras, a través de personajes como Blanche y su familia. Y todo ello sin renunciar a esa sutil ironía que caracteriza su escritura, condimento imprescindible de un relato apasionante. «Esta novela corta, con ecos de Jules y Jim (…) es un nuevo concentrado del arte de Echenoz» (Norbert Czarny, La Quinzaine Littéraire). «Alistarse en la Gran Guerra, después de que tantos lo hicieran, era un gran riesgo para Jean Echenoz. Pues bien, la ha ganado, y ha regresado íntegro» (Bernard Pivot, Le Journal du Dimanche). «Esta nueva novela concentra y sintetiza lo mejor de la escritura echenoziana» (Florence Bouchy, Le Monde).



----
14, Jean Echenoz, ed. Anagrama, 104 pág. 12,25 €

Serie Harry Potter, J.K. Rowling


Supongo que tengo que reconocer que este año he 'oído' todos los libros de Harry Potter. Sí, los siete.

La cosa es que María se ha vuelto una fanática de Harry Potter, ha visto (yo también) todas las pelis y está empezando a acostumbrarse a leer con los libros de JK Rowling, lo cual no está mal. Yo, que no los había leído, y sólo había visto la primera película y no me había gustado, no me enteraba de nada cuando María me contaba cosas, y eso no puede ser.

Así que pensé: si no puedes con el enemigo únete a él. Descargué los audiolibros de todos los volúmenes de la serie y los he oído todos, uno detrás de otro, en un periodo de dos meses y medio, entre septiembre y noviembre.

He aprovechado para esto los momentos de correr o de ir al gimnasio. En lugar de oír música me ponía el libro que tocara y hala, a sudar oyendo las andanzas del niño mago. Como suelo hacer con los audiolibros los he escuchado en inglés, para no perder hábito, porque con lo poco que uso el idioma últimamente...

Debo de reconocer que sin darles el valor de libro trascendente, la verdad es que me han entretenido mucho. Conocidos míos me lo habían dicho, que son muy entretenidos, mucho, y yo, después de leerlos, le doy la razón. Son libros juveniles pero bien escritos sin duda, con personajes interesantes, bien construidos, argumentos bien elaborados, prosa ágil y desenlaces trepidantes. Vamos, historietas de aventuras la mar de atractivas. Me han gustado.

La cara B de esto es que ahora tengo interminables discusiones con María sobre los personajes, las aventuras, etc. El pasatiempo principal de la nena es ahora decir: papi, hazme preguntas de Harry Potter... y ahí que me pongo yo, a preguntarle de qué raza era el dragón al que se enfrenta Harry en 'el cáliz de fuego', cómo se llama el hermano de Sirius Black o qué posición ocupa Cho en el equipo de quiddich.

En el proceso de convertirme en un experto en Harry Potter, y gracias al test de Pottermore, he descubierto que soy de Ravenclow, tal y como María pronosticaba, lo cual implica que soy inteligente, solitario y cínico, y que mi patronus es un ... pfff no me acuerdo. Cosas que hace uno para ser mejor papi...

No voy a contar nada de la trama, es innecesario, es una historia universal, ¿no? el malvado Voldemort, el sabio Dumbledore, la Srta. McGonagall, los Weasley, la maravillosa Hermione y el estúpido Draco Malfoy, el antagonista de Potter. La colección completa de personajes que ilustran los libros y los llenan de aventura, acción, tristeza, derrota, victoria y desesperación. Creo que es una buena lectura para niños y jóvenes y, ¿por qué no?, para adultos con corazoncito.

¿Recomendable?
Si, hombre sí. Ponte el gorro de niño y lee sólo para disfrutar, sin más filosofías.

------
Harry Potter and the sorcerer's stone
Harry Potter and the secret chamber
Harry Potter and the prisoner of Azkaban
Harry Potter and the goblet of fire
Harry Potter and the order of the fenix
Harry Potter and the half blood prince
Harry Potter and the deathly hallows
Por aquí los puedes ver todos, y algunas cosas más. Yo lo he leído en audiobook en inglés


lunes, 30 de diciembre de 2013

La primera guerra mundial, José Emilio Castelló

El año que viene, 2014, se conmemorará el centenario del inicio de la primera guerra mundial, la gran guerra. Todas las guerras son horribles, pero esta creo que tiene algunas características que la hacen especialmente fea. Es la primera guerra industrial, en ella el uso del ferrocarril y la capacidad de producción fueron más determinantes que los ejércitos. Es la guerra en la que se usaron gases, y supongo que debe haber pocas cosas más horribles que morir asfixiado o corroído en una trinchera (supongo que todas las formas de morir en una guerra son horribles, pero esta parece especialmente asquerosa). Es una guerra sucia, donde los soldados vivían y morían encerrados en las trincheras, llenos de barro, comidos por los piojos y mordidos por las ratas. Durante mucho tiempo los mandos militares utilizaban tácticas obsoletas sin darse cuenta de que el puro valor de asaltar una posición frontalmente no podía contra la ráfaga de una ametralladora. En fin, estos y muchos otros factores hacen de esta guerra algo especialmente odioso.

El resultado de esta guerra fue la destrucción de cuatro imperios (Alemán, Austrohúngaro, Otomano y Ruso), la preponderancia de Estados Unidos como potencia, el nacimiento de la URSS y sobre todo la cimentación de los errores que condujeron a la segunda guerra mundial, mucho más destructiva y mortífera, con un alcance prácticamente  global, y que causó tantos millones de muertos entre militares y civiles que mejor no recordarlo.

En fin, que como viene un año de conmemoraciones, parecía interesante leer alguna crónica genérica para ponerme un poco en situación y recordar los elementos básicos del conflicto, y para eso este libro parecía ideal. Efectivamente el autor presenta un recorrido cronológico por los acontecimientos principales del periodo 14-18, los prolegómenos de la guerra, las primeras campañas, los primeros fracasos por todos los lados, el estancamiento y la guerra de trincheras, las grandes matanzas de Verdún, Ypres, el Somme, el hundimiento de Rusia, la entrada de los EEUU en la guerra, las campañas finales de 1918 y la rendición austríaca, alemana y el consiguiente armisticio.

En poco más de 120 páginas el autor hace todo este recorrido, lógicamente sin entrar en detalle en prácticamente nada, así , como libro de puesta en conocimiento está bien, pero poco más. El libro está ilustrado con mapas, fotografías de la época, cuadros de resumen y de hechos destacados. En fin, es un libro moderno en su composición y muy sencillo de leer, de hecho lo compré esta tarde y ya estoy escribiendo la reseña. Sin embargo, si te interesa más el tema, quieres más contexto o mejores descripciones de la guerra desde el punto de vista de la crónica de las batallas, el arte militar, los personajes o la situación política no tendrás bastante ni mucho menos.

¿Recomendable?
Hombre, yo diría que sí pero considerando lo que he dicho. Es una toma de contacto y poco más.

---

RESEÑA DEL EDITOR


La guerra que se extendió entre 1914 y 1918 fue conocida hasta el estallido de la Segunda Guerra Mundial (1939-1945) como la “Gran Guerra”, porque sorprendió a todos los contendientes por su magnitud. Comenzó siendo un conflicto meramente europeo, pero con el tiempo se convirtió en una guerra mundial en la que participaron también americanos, asiáticos, africanos o australianos y neozelandeses junto a los europeos. La guerra duró cuatro largos años en un enfrentamiento como la humanidad no había presenciado hasta entonces. Los países participantes se contaron por decenas, los ejércitos sumaron millones de soldados, las batallas acabaron con centenares de miles de bajas, los gastos fueron incalculables… Las consecuencias de la guerra fueron tan importantes que todavía se dejan sentir hoy en día, casi un siglo después. De los tratados de paz firmados a su conclusión, arrancan la mayor parte de las actuales fronteras europeas y algunos de los enfrentamientos vividos recientemente: la independencia de los países bálticos, los conflictos entre minorías en Europa central y oriental, y la desmembración de Yugoslavia. Pero el gran significado geoestratégico de la Primera Guerra Mundial fue la pérdida para Europa de la hegemonía mundial y su sustitución por la de Estados Unidos.



----
La primera guerra mundial, José Emilio Castelló, ed. Anaya biblioteca básica de historia. 126 pág., 10,45€

Si la foto no es buena es que no estás lo bastante cerca. Temporal en Corrals den Guillem

Robert Capa decía que si la foto no es buena es que no estás lo bastante cerca. Pues eso.

No voy a contar la historia porque no vale la pena. Sólo voy a mostrar las fotos. Un resumen rápido es lo que colgué en facebook y que pegaré en la parte de abajo de este post.

La ruta más o menos la puedes ver en este enlace.

Empezamos el camino...

El mar espectacular desde el acantilado. El día prometía.



El sitio de marras desde arriba:


Y después de verlo desde las rocas, desde una distancia prudente, decido acercarme:




Y entonces empieza lo interesante:





Aquí ya estaba mojado de cintura para abajo, pero las olas realmente rompían a ambos lados, no encima de mi. Entonces, en el camino de vuelta llegó LA OLA



Y ahí sí que me mojé de arriba abajo. Entero, aunque realmente de espuma. No me golpeó ninguna ola. El sitio, aunque no lo parezca, está completamente resguardado del golpe de mar por las rocas de delante, que hacen que las olas rompan a izquierda y derecha. Ahí sí que volví con el rabo entre las piernas...


Tengo que decir, de verdad, que no es ni mucho menos tan peligroso como parece. No pasé miedo en ningún momento, de verdad, ni tuve sensación de 'la muerte' para nada. Aunque es cierto que lo de los miedos va por barrios, como yo mismo comprobé al día siguiente.

¿Y para qué fui? Para ver esto de cerca:





Fotos: 

  • las 3 primeras Nikon D7000; Sigma 24-70 f/2.8
  • las siguientes 10 (las de la aventura) Nikon D7000; Sigma 70-200 f/2.8 tirando en prioridad a la exposición 1/400, ISO 400 para asegurar el disparo. Fotos realizadas por Mihaela desde un sitio seguro
  • las cuatro últimas, las tomadas en 'el sitio' teléfono móvil Nexus5, cámara de 8MP, tiradas en jpg, algunas disparadas mientras grababa vídeo. 

En algún momento colgaré un par de vídeos que hice desde abajo con la cámara de fotos. NO me da tiempo a subirlos ahora, pero lo haré en breve.

ACTUALIZACIÓN

Sí que me ha dado tiempo a subir un vídeo. A ver si os gusta.




¿Estoy loco? Me lo dicen de vez en cuando, pero no soy para nada un suicida. Insisto. Nunca tuve, en ningún momento, miedo o sensación de tragedia. He pasado mucho más miedo haciendo muchas otras cosas. El sitio estaba abrigado de la violencia de las olas, y sólo llegaba la espuma. Mucha espuma, por cierto, pero espuma. Tengo que decir que estar allí fue lo que se llama 'un chute'




Este es el texto que colgué en facebook el día que ocurrió todo, por la tarde, desde casa, subiendo tres fotos de las que están por ahí arriba.


Hoy he sido bautizado. A lo antiguo, en el agua en este caso del mar.

Excursión a es Corrals d'en Guillem, en Santa Inés, una excursión preciosa, y con el mar como estaba mejor todavía. Después de mucho rato de observar el mar decidí acercarme a unas rocas delante de las cuales las olas rompían pero no parecían llegar. Es decir, no llegaba ninguna menos LA OLA.

Me acerqué sólo con el móvil, sin la cámara, y grabé un par de vídeos e hice un montón de fotos impresionantes. Hasta que llegó LA OLA. Y ahí estaba yo. De telediario, vamos. Acabé mojado de arriba abajo. La secuencia de fotos que Mihaela Caliman me ha hecho es por desgracia espectacular. Tengo que decir que desde allí no era ni mucho menos tan peligroso como parece, pero estas cosas son cuestión de perspectiva. En ningún momento tuve sensación de peligro, eso sí, cuando rompió la ola gigante delante sí que parecía que el mundo se acababa, aunque ni en ese momento tuve miedo, la verdad.

Total, que pasada la ola (las olas, tienen la costumbre de ir de tres en tres), chorreando de la cabeza a los pies, volví con el (literalmente) rabo entre las piernas, a más de media hora de camino de montaña del coche... Tengo que decir una cosa: sorprendentemente el agua no estaba fría.

Por otra parte, mi teléfono me manda mensajes desde el otro mundo. He descubierto que no es completamente anfibio. A ver, parcialmente sí lo es porque después de la aventurita de esta mañana al menos ha sabido él solo conectarse al wifi de casa y hacer copia de seguridad de las fotos y vídeos que tomaba cuando... bueno, cuando... es decir, cuando eso. Acabo de ver que en endomondo se ha grabado todo, hasta el camino en el coche para llegar a casa. Al menos el móvil no está muerto. Yo tampoco.

La primera es una de las fotos tomadas con el móvil, las otras dos las fotos que me tomaban a mi con el tele y la cámara de verdad.

Aventuras animadas de ayer y hoy. No sé porqué pero con mis antecedentes no me extraña que me haya pasado esto. Prometo tener más cuidado.

Uy, que se me olvidaba la banda sonora. De la más grande. 




Por cierto, el pobre móvil va. Bueno. Va casi todo, no todo. Ha desarrollado la incómoda costumbre de no cargar la batería mientras está encendido, así que para cargarlo tengo que apagarlo primero. Incómodo. Veremos qué hago con él. Eso sí. Hay que reconocer que yo lo daba por muerto.

domingo, 29 de diciembre de 2013

Good strategy, bad strategy; Richard Rumelt

Hace un año y medio leí una reseña muy interesante sobre este libro, no recuerdo dónde, y lo compré. Ya sabéis que muchas veces dejo descansar los libros en la estantería durante un tiempo hasta que confluyen las ganas de leerlo con la oportunidad de hacerlo. Esto ocurrió hace un mes, más o menos, y lo cogí.

Desde el principio el libro me pareció fantástico. La aproximación del autor a la definición y desarrollo de la estrategia empresarial es absolutamente práctica. He leído bastantes cosas de estrategia, de hecho es mi tema favorito de todo lo que tiene que ver con gestión de empresas, y nunca había caído en mis manos un libro tan bien estructurado, tan firme en sus planteamientos teóricos y a la vez tan práctico en su enfoque.

El autor parte del principio de que la gran mayoría de lo que las empresas llaman estrategia no es más que un conjunto de paparruchas, errores de diagnóstico, confusión entre metas y estrategia y error en la asignación de objetivos estratégicos. Metido todo eso en la coctelera y agitado, salen grandes declaraciones del tipo:


La misión de la Universidad de Cornell es ser una "comunidad educativa que busca servir a la sociedad educando a los líderes del mañana y extendiendo las fronteras del conocimiento". En otras palabras, la misión de la universidad de Cornell es ser una universidad. Pág. 68 

que realmente no establecen un objetivo claro para quienes deben desarrollarla, y no van más allá, es decir, no determinan el camino que debe seguirse para conseguir alcanzar la meta.

Cada capítulo viene acompañado de ejemplos de muy diverso tipo, muchos relacionados con la experiencia propia del autor, y otros tomados de hechos bien conocidos de los últimos años.

El libro se estructura en tres partes:

1) 'Buena y mala estrategia', donde se describen ambos tipos de estrategia, se indican modos de distinguir una de la otra y se dan las indicaciones básicas de cómo formular una buena estrategia.

2) 'Fuentes de poder', donde en diez capítulos se repasan distintas herramientas en la mano de los 'estrategas' para conseguir definir y desplegar una estrategia correcta. Esta parte me parece interesantísima, puesto que ofrece técnicas concretas, instrumentos sencillos pero efectivos de utilizar las capacidades de la organización y de sus líderes de modo efectivo e inteligente.

3) 'Pensando como un estratega', concentrado en la figura de quienes piensan y desarrollan la estrategia de la empresa, ofreciendo también consejos y técnicas personales, no organizacionales, para mejorar la habilidad personal  como estratega

¿Recomendable?
Si estás interesado en la gestión de empresas sin duda alguna. Inteligente, práctico, concreto y en suma extremadamente útil. Ah... y si sabes leer en Inglés, porque el libro, por desgracia, no está traducido al castellano, lo cual es una vergüenza viendo la cantidad de basura que se traduce. Pero vamos, espero que eso se solucione rápido.

Por cierto, el autor es ingeniero, no economista. Su visión tiene un componente absolutamente práctico que yo creo que es lo que más valor le da al libro y... se ganó mi corazón cuando en algún capítulo cuenta que su primer trabajo fue en el JPL haciendo ingeniería para las misiones Voyager, luego pasó a la gestión de empresas. HBR lo coloca en su lista de 'management gurus' en el puesto 20, nombrándolo el 'estratega de los estrategas'

Ah, no puedo no aprovechar para recomendar un artículo sobre estrategia '¿Qué es estrategia?' de Michael Porter, probablemente el artículo más influyente sobre el tema de la historia. Escrito hace bastantes años por Porter para Harvard Business School, fija temas, establece los principios de la estrategia y da consejos útiles. Por suerte está traducido al castellano, no sólo eso, sino que está disponible online de modo gratuito.


RESEÑA DEL EDITOR:
Even though everyone is talking about it, there is no concept in business today more muddled than 'strategy'. Richard Rumelt, described by McKinsey Quarterly as 'a giant in the field of strategy' and 'strategy's strategist', tackles this problem head-on in a jargon-free explanation of how to develop and take action on strategy, in business, politics and beyond. Rumelt dispels popular misconceptions about strategy - such as confusing it with ambitions, visions or financial goals - by very practically showing that a good strategy focuses on the challenges a business faces, and providing an insightful new approach for overcoming them. His sharp analysis and his brilliant, bold style make his book stand out from its competitors (something that Rumelt himself says is crucial). Rumelt has always challenged dominant thinking, ever since, in 1972, he was the first person to uncover a statistical link between corporate strategy and profitability - and this is his long-awaited tour de force.


-----
Good strategy, bad strategy, Richard Rumelt, profile books, 312 pág, 18,95$9,33€ versión kindle

miércoles, 25 de diciembre de 2013

Una pequeña historia de la filosofía, Nigel Warburton

Hacer un repaso a la historia de la filosofía en 255 páginas pasando en 40 capítulos por encima de unos 45 autores es un bueno modo de quedarse en la superficie de todo y no profundizar en nada, pero el autor se enfrenta a él con entusiasmo, una pluma ágil y la intención de presentar al lector las líneas generales o clave del pensamiento de lo que para él son los más desatacados filósofos de la historia. Empezamos por Sócrates y acabamos por Singer (desconocido este último para mi)  pasando por los conocidos por todos Aristóteles, Descartes, Hume, Hobbes, Rousseau, Kant, Hegel, Nietzsche y Sarte, pero también por otros menos conocidos pero también importantes cada cual por un motivo particular.

Es imposible dar más que unas pinceladas sobre los principales asuntos tratados por cada uno de ellos, pero es verdad que en líneas generales eso es suficiente para que uno se pueda sentir más o menos interesado por su trabajo y pueda interesarse por otros libros sobre el autor o directamente del autor.

A mi me gusta leer de vez en cuando ensayos de este tipo, poco últimamente, pero es verdad que esta lectura accidental -compré el libro impulsivamente en una visita al FNAC ayer por la mañana-, ha hecho que me entraran ganas de saber más de alguno de los autores. En particular me he marcado tres de los que intentaré leer algo:

1) Baruch Spinoza (s XVII)
2) John Stuart Mill (s XIX)
3) John Rawls (s XX)

cada cual por un motivo diferente, a ver si lo hago. Para empezar me he apuntado el libro de Rawls 'Teoría de la justicia' en mi wishlist particular...

Bueno. Un par de conclusiones que extraigo del libro de Warburton:

1) La filosofía es un lío. A  lo largo del tiempo los filósofos se han esforzado en alcanzar el conocimiento sobre temas que a mi juicio escapan a la razón y se mueven más bien en mundos diferentes. El tiempo del filósofo se reparte básicamente entre
  • intentar encontrar la prueba de la existencia de Dios, un asunto que a mi juicio es acientífico, innecesario y que lleva a constantes callejones sin salida al final de los cuales el filósofo en cuestión da un salto con triple mortal y rizo para llegar a una conclusión que indudablemente tenía un componente apriorístico importante (ver Tomás de Aquino o Pascal, por ejemplo) 
  • determinar si existe un conjunto de reglas morales que extendidas al conjunto de la humanidad daría  como resultado una sociedad más justa o menos injusta, a voluntad del lector (véase Kant, Hobbes o Marx)
De estos dos temas el primero me parece inútil, pero el segundo sí que es muy interesante. Lástima que las conclusiones de los filósofos sean contradictorias entre sí. Estaría bien tener unas 'tablas de la ley' morales que establecieran referencias inequívocas. Pero no existen. En el fondo la mayor parte de los temas me parecen más bien metafísicos. 

2) Las opiniones filosóficas son como los culos (perdón) cada uno tiene el suyo. Cada generación contradice las tesis de la anterior. Incluso hay filósofos como Ayer que se despachan con un

'gran parte de la historia de la filosofía está repleta de sandeces y es un disparate sin valor'   (lenguaje, verdad y lógica, 1936)

toma Hegel, toma Shopenhauer, toma escolásticos... Así, ¿se puede tomar en serio? Si, hombre sí.

3) Me han gustado mucho los capítulos centrados en los filósofos del siglo XX: Wittgenstein, del que tengo pendiente de leer las 'investigaciones filosóficas' desde que mi profesor de COU me lo recomendara hace... mmm... hace 30 años, joder nadie es perfecto, Russell, Sartre o Popper, pero también los desconocidos para mi Rawls, Foots o Thompson. Me ha gustado mucho los capítulos sobre los teóricos del lenguaje: Ayer y el propio Wittgenstein. 


En fin. Un libro un poco superficial, pero es imposible plantearlo de otro modo. En su favor diré que es extremadamente fácil de leer, con capítulos de siete a diez páginas por autor, que condensan aspectos de su vida y su obra y que hacen un recorrido cronológico por la historia de la filosofía. 

Lo he leído casi de un tirón, y no me vendrá mal como referencia. Seguramente buscaré más de un libro de los autores que trata, y con gusto. 

¿Recomendable?
Diría que sí. En general estoy contento de haberlo leído.  



RESEÑA DEL EDITOR:

¿Qué es la realidad? ¿Cómo deberíamos vivir? Éstos son los interrogantes que dieron origen a la filosofía y que inquietaban a Sócrates, quien pasó sus días desconcertando a la gente en las plazas y mercados atenienses con sus extrañas preguntas que hacían ver a las personas lo poco que realmente entendían. En cuarenta breves capítulos, Nigel Warburton realiza un apasionante recorrido cronológico por la historia de la filosofía occidental, presentándonos a los grandes pensadores y explorando sus ideas sobre el mundo y cómo vivir mejor en él. Nos ofrece curiosas, y a veces extravagantes, historias de la vida y muerte de los filósofos más destacados, desde Sócrates, que eligió morir envenenándose con cicuta antes que vivir sin la libertad de poder pensar por sí mismo, hasta Peter Singer, con su provocador enfoque ético y filosófico del mundo actual. Warburton no sólo hace accesible la filosofía sino que nos ayuda a pensar, debatir y razonar sobre ética, política, libertad o religión, temas que desde hace siglos ocupan un lugar central en la historia del pensamiento y que siguen siendo claves hoy.


------------ 
Una pequeña historia de la filosofía, Nigel Warburton, Galaxia Gutemberg, 255 pág. 11,90 €



lunes, 23 de diciembre de 2013

Esa visita necesaria


Foto Nikon D7000, Sigma 10-20 f/4-5,6

Simplemente me apetecía volver. Pocos sitios mejor que este para pensar sobre esas cosas a las que uno le da vueltas de vez en cuando. La foto no vale mucho, la noche no ayudó, pero en cualquier caso la excursión y el rato en la ladera valieron la pena de sobra.

En realidad ya tengo ganas de volver.

Volver...

Llevo más de dos meses sin escribir un mísero post, sin subir una foto, sin hacer nada con este blog que, en fin, es una pequeña casa que se está convirtiendo en choza.

Razones tengo las que quieras, entre el trabajo de verdad, el del partido, la UOC, el ayuntamiento... más que suficientes razones (o excusas) para hacer lo imperdonable, que es lo que he hecho. Y no será porque no he tenido cosas que contar, por favor. El viaje a Rumania, mis problemas con el pasado, el cuatrimestre en la UOC, mis carreras por aquí y por allá y varios libros que he leído y que merecen como mínimo un comentario. Pues eso. Es lo que hay y lo que no debería haber.

No pasa nada. No hay tiempo para todo. A ver qué puedo hacer.