miércoles, 1 de enero de 2014

Como un barco que estaba perdido en la niebla. Mi carta náutica para 2014



Como un barco en la niebla, sin ver hacia dónde va uno y con qué se va a topar. Así me he movido en los últimos años. Niebla en lo profesional, niebla en lo personal, niebla por todos los lados, casi sin referentes, sin objetivos, sin un viento favorable, o mejor, sin saber cómo colocar las velas para aprovechar el viento, que lo ha habido.

En este tiempo he cometido graves errores, he hecho daño a gente, a mucha gente,  me he hecho daño a mi mismo, he sido un mal amigo, una mala pareja, un mal compañero de trabajo. También he tenido aciertos, algunos importantes, otros menos, aunque la mayoría han sido por casualidad. En algunas cosas he sido constante, cosa que todos los que me conocen saben que me cuesta, en otras, la mayoría, no. He emprendido proyectos sin estar convencido, y otros, de los que estaba convencido no han salido bien, o no han salido todo lo bien que podrían haber salido.

Todo eso tiene queda atrás. Todo eso ahora es sólo recuerdo, sólo episodios del pasado, porque lo que importa es el futuro, lo que está ahí adelante.

Y está saliendo el Sol. Ya noto su calor, quizá todavía no se ven sus rayos, pero se acercan. Poco a poco se disipa la niebla y comienzo a ver algunas cosas claras y otras muy claras; quedan incertidumbres, pero el rumbo comienza a ser evidente.

En algún momento del pasado escribí una especie de decálogo, de relación de principios rectores, un manifiesto que no conseguí desarrollar quizá porque no estaba en condiciones de hacerlo. Ahora sí. Lo acabo de leer y lo firmaría ahora mismo, de hecho lo hago, me adhiero a él con toda la energía del mundo, y lo voy a convertir, esta vez sí, en mi referencia para este año. Así lo transcribo lo actualizo y lo declaro, por segunda vez, pero esta vez... esta vez sé que puedo hacerlo.

A este manifiesto que escribí para 2012 voy a añadir un punto, sólo uno más, porque este último año, en varios momentos, me he dado cuenta de que estaba desaprovechando uno de los mayores tesoros que uno puede tener.

Mi manifiesto para 2014

En 2014 haré lo imposible porque los proyectos que emprenda lleguen a buen término, porque la desconfianza en las posibilidades de uno es uno de los principales enemigos.

En 2014 haré que el optimismo y la esperanza sean mi fuente de energía, porque la desilusión y el pesimismo nunca han ayudado a nadie.

En 2014 seré un agente del cambio en positivo, e intentaré que quienes estén a mi lado lo noten y se vean influidos por mi actitud, porque todos somos responsables de contribuir a que la depresión colectiva en la que vivimos desaparezca

En 2014 trabajaré más y mejor que nunca, porque circunstancias excepcionales requieren esfuerzos excepcionales.

En 2014 priorizaré mejor mis esfuerzos, porque la energía hay que dirigirla en la dirección correcta para que se transforme en trabajo.

En 2014 ayudaré más a las personas que me rodean y lo puedan necesitar, porque en estos momentos la solidaridad tiene que ser el impulsor moral de nuestro comportamiento.

En 2014 no seré frágil ni pusilánime, porque las desilusiones que vendrán, que alguna habrá todavía, no pueden pesar más que los éxitos, que también llegarán, ni torcer mi determinación.

En 2014 resolveré los problemas tal y como lleguen, porque posponer decisiones no es una opción en estos tiempos.

En 2014 seré valiente; cuando que haya que elegir tomaré el camino que me parezca más adecuado, nunca el más sencillo sólo por el hecho de serlo.

En 2014 seré mejor amigo de mis amigos, porque sólo no se va a ninguna parte que valga la pena.

En 2014 hay 365 oportunidades de ser feliz, de elegir bien, de hacer lo correcto y de actuar. Trabajaré para que el saldo a final de año sea MUY positivo, y que al llegar el próximo 31 de diciembre no tenga que decir 'a ver si cambiamos ya de número y cambian las cosas', porque las cosas las cambiaremos nosotros, no cambiarán solas.



El Sol está ahí, noto su calor, la bruma se disipa y sé que estoy encontrando el rumbo.

2 comentarios :

Anónimo dijo...

Come, take my hand.
Hold your breath...
Can you hear them?
They're my warmest wishes for the year that's here.
May you make yours come true!

Anónimo dijo...

MAY THE FORCE BE WITH YOU
;-)

Publicar un comentario