domingo, 13 de abril de 2014

Selfies en la escalinata de la plaza de España, en Roma

Ir aun sitio como Roma con  una cámara de fotos es bastante ridículo. No debe haber un sólo centímetro cuadrado de la ciudad del que no se guarden terabytes de fotografías, unas malas, otras peores, algunas, sólo algunas distintas, y unas pocas excepcionales.

Uno ve gente con cámaras semiprofesionales, con trípode, y con pinta de saber para qué sirven los botones de la cámara, que hacen fotos que seguro que otros han hecho un millón de veces antes. De hecho, seguramente sería más razonable comprar un montón de postales, que normalmente son fotos buenas, que valen la pena, y ahorrarse el peso de la cámara en la maleta.

Y sin embargo seguimos haciendo fotos, las mismas fotos una y otra vez, gigas y gigas de lo mismo. Yo también por supuesto, que para eso tengo varias cámaras. Faltaría más.

Voy a intentar (intentar) subir algunas fotos diferentes. No sé si lo conseguiré. Seguramente no. Tampoco he hecho demasiadas fotos este viaje, la verdad, pero sí que hay un par de series o tres que me gustan.

A ver. Empecemos por la palabra del año según el diccionario Oxford: 'Selfie'. Un amigo decía que las cámaras de fotos servían para mandar un mensaje a los colegas: 'eh, yo estoy aquí y vosotros no'. Eso, elevado a la enésima potencia, es un selfie. No tranquis, que no os voy a aburrir con mi careto repetido mil veces, haré algo mejor.

Pasé un ratito por la Plaza de España, un sitio delicioso, con una escalinata que invita a sentarse y disfrutar del sol de primavera y a hacer fotos por supuesto. Hay dos motivos fundamentales para las fotos: la escalinata y el propio careto de uno, o eso es lo que está en la cabeza de la gente. Junta los dos y tienes un selfie en la escalinata de la plaza de España.  Durante un ratito me dediqué a hacer fotos a gente que se hacía fotos en la escalinata de la plaza de España. ¿Será esto postfotografía? ¿Serán metafotos?

Una chorrada, ¿no? Pues yo me lo paso bien con esas cosas.  Por desgracia no llevaba un tele, llevaba sólo la cámara pequeñita con los objetivos más ligeros, así que no saqué más que lo que saqué. Para este tipo de caza menor es mucho mejor otro tipo de equipo, pero este viaje no era un viaje de fotos, así que lo que hay es lo que hay.

Aquí están unas cuantas fotos de gente haciéndose autofotos en la escalinata de la plaza de España en un ratito de un magnífico y soleado día de abril. Selfies a go-gó.









Todas las fotos Olympus E-PL5, Zuiki 14-42 f/3.5-5.3

No hay comentarios :

Publicar un comentario