sábado, 19 de diciembre de 2015

Democracia

Hoy, precisamente hoy día de reflexión, después de llevar dos semanas de campaña electoral en la que van a ser las quintas elecciones en las que participo en los últimos cuatro años, estoy haciendo un trabajo del master que estoy haciendo en la UOC sobre dictaduras. Se trata de encontrar factores institucionales y socioeconómicos que favorecen la aparición y desaparición de sistemas autoritarios.

Terminando como estamos 2015, hace casi 40 años que salimos de esa oscura época y disfrutamos de la posibilidad de elegir, cada cual lo que quiera, cada cual aquello que responda mejor a sus expectativas, lo que se ajuste más a sus valores. Sinceramente me parece más importante tener la posibilidad de elegir que a qué apoye cada uno o cada una.

Como yo me acuerdo (poco) de lo que es una dictadura, he visto el NODO, he oído las noticias obligatorias de Radio Nacional, y he visto la 'primera cadena', me hace mucha gracia que haya gente que hable de cosas que no ha visto, y las compare alegremente con el país en el que vivimos, descalificando alegremente un sistema político por el que muchos millones de personas lucharían con gusto.

Se oyen muchas chorradas, se leen muchas chorradas, y se ven muchas chorradas, pero yo, al menos, estoy orgulloso de vivir en una democracia, en esta democracia, en mi democracia.

¿Es posible mejorarla? Sin duda, con cuidado, pero se puede mejorar. Pero ojo, que igual no son razonables según qué tipo de 'mejoras'.

Todo el mundo tiene una agenda, todo el mundo tiene una intención en lo que hace y en lo que dice.