viernes, 20 de enero de 2017

Marrakechíes en Marrakech

Día de fin de año en Marrakech. Unas cuantas fotos de marrakechíes (o eso me parecieron a mi) haciendo sus cosas: la compradora mira, el vendedor vende; unas jóvenes tontean, algún viejo espera; el herrero forja, el arriero acarrea... cada cual lo suyo. Ah, ¡hay ninjas!

Esta es una ciudad de colores intensos, sabores intensos y olores intensos. Quizá por eso me ha gustado procesarlas en blanco y negro.

Si quieres puedes pulsar en las fotos para hacerlas más grandes. A ver si alguna te gusta.



 














Todas las fotos tomadas el 31.12.16 en Marrackech, con la Olympus E-PL7 - Zuiko 14-44 f/3.5-5.6 pancake

lunes, 16 de enero de 2017

SPQR, Mary Beard

Algo he leído sobre Roma y los romanos a lo largo del tiempo. Desde la 'Historia de Roma' de Indro Montanelli, 'La caída del imperio romano' de Gibbon, el maravilloso 'Memorias de Adriano' de Marguerite Yourcenar, toda la serie de Colleen McCulough (Mario, Sila, Cicerón, Pompeyo, César, Antonio, Augusto...), bastantes clásicos (César, Plauto, Plinio, Cicerón...) y un montón de literatura un poco más de medio pelo (desde el primer libro de romanos que leí que es nada menos que el 'Ben Hur' -el libro, además de la peli- del Coronel Lewis Wallace a muchos de los de legionarios de Simon Scarrow, muy divertidos, por cierto) Cada uno que escribo me recuerda a otro que he leído, así que lo dejo, porque podría estar escribiendo un buen rato. 

En resumen. No es fácil que un libro sobre Roma me sorprenda, y este lo ha conseguido, así que TEN POINTS Mary Beard. Un poco pretencioso lo que acabo de hacer puesto que la autora es premio Príncipe de Asturias de humanidades, así que mis TEN POINTS van a beneficio de inventario que se dice.

Vamos al tema. La autora hace un repaso de la historia de Roma desde su mítica fundación en el 753aC que define el clásico 'ab urbe condita' hasta el edicto de Caracalla de año 212 dC donde este concede la ciudadanía romana a todos los habitantes libres del imperio. Yo no voy a hacer un repaso ni siquiera breve de todo lo que cubre el libro, porque es mejor que lo leas sin duda, pero sí que voy a contarte porqué me ha sorprendido:

1) El libro no se limita a repasar la sucesión de gobernantes, legisladores y generales romanos, que hubo muchos y muy buenos (y muy malos) sino que baja a pie de calle e intenta explicarnos la vida cotidiana de Roma en distintos momentos de su historia. ¿Cómo era la vida de los esclavos? ¿y de los proletarios? (sí, de ahí viene la palabra proletario) ¿y los habitantes de los territorios conquistados?

2) El libro habla de la romanización, no como un proyecto diacrónico planificado, sino como algo que ocurrió casi por si mismo,  gracias a un acuerdo tácito que no explicito entre conquistadores y conquistados. El libro explica porqué las élites locales de las provincias eligieron romanizarse en su mayoría, llegando por una parte al senado y a la púrpura imperial, hasta el punto en el sentido opuesto de que la mayoría de las derrotas de los romanos en la frontera germana, en África, en la misma Hispania fueron contra caudillos locales romanizados que habían servido en las propias legiones romanas. Me acuerdo de la genial escena de La vida de Brian: ¿Qué han hecho los romanos por nosotros?)

3) ¿Cómo era la economía de Roma?, ¿cómo evolucionó y cómo condicionó el ascenso y declive del poder romano?

4) ¿Por qué los romanos persiguieron el cristianismo cuando sistemáticamente adoptaban como propias las deidades de los pueblos conquistados? ¿Porqué se persigue la idea de Cristo cuando Mitra, un dios oriental era seguido por los legionarios, Isis la diosa egipcia llegó a tener tantos seguidores como el panteón griego oficial, y cada pueblo sometido construía sin ningún problema sus templos en las ciudades fundadas por los romanos? Y ¿Por qué triunfó el cristianismo con su visión monoteísta y excluyente?

5) Quizá lo mejor. La autora es una experta en las fuentes originales, las lee, las conoce, ha desenterrado lápidas funerarias e interpretado sus leyendas. El valor añadido de lo cotidiano que es capaz de integrar en un texto culto y erudito es maravilloso. No recordarás que uno de los primeros post que escribí en este blog, en el año 2009 fue precisamente sobre epigrafías en el museo capitolino en Roma. Me quedé un largo rato, y podía haber sido mucho más largo, leyendo lápidas romanas que me sobrecogieron por su cotidianidad, por su cercanía, por lo propias que sentía la spalabras de quienes añoraban a sus seres queridos.

Si quieres saber la respuesta a estas preguntas y muchas más te tendrás que leer el libro, y valdrá la pena el tiempo que dediques.


Dos citas del libro:
“In extending citizenship to people who had no direct territorial connections with the city of Rome, they broke the link, which most people in the classical world took for granted, between citizenship and a single city. In a systematic way that was then unparalleled, they made it possible not just to become Roman but also to be a citizen of two places at
once: one’s home town and Rome.”

“Cicero once said of Cato, ‘he talks as if he were in the Republic of Plato, when in fact he is in the crap of Romulus’.”

Mi santísima trinidad en la historia siempre ha sido: Grecia es nuestra madre intelectual, Judea nuestra madre espiritual y Roma nuestra madre social. Este libro explica mucho de esto último. No sé si podía empezar mejor el año lector.

¿Qué dice el editor?

Una nueva mirada a la historia de Roma
La antigua Roma importa. La historia de su imperio, sus conquistas, crueldades y excesos es algo contra lo que todavía nos comparamos hoy. Sus mitos e historias -de Rómulo y Remo a la violación de Lucrecia- todavía resuenan como un eco en nosotros. Y sus debates sobre la ciudadanía, la seguridad y los derechos de las personas aún influyen en nuestros propios debates sobre las libertades civiles de hoy. SPQR es una nueva mirada a la historia de Roma de la mano de una de las expertas en el mundo clásico más importantes del mundo. No solo explora cómo Roma pasó de ser un pueblo insignificante en el centro de Italia a un poder que llegó a controlar el territorio que abarca de España a Siria, sino también qué concepto tenían los romanos de sí mismos y sus logros, y por qué siguen siendo importantes para nosotros. Cubriendo 1.000 años de historia, y arrojando luz sobre los fundamentos de la cultura romana de la esclavitud a agua corriente, así como explorar la democracia, la migración, la controversia religiosa, la movilidad social y la explotación en el contexto más amplio del imperio, esta es una historia definitiva de la antigua Roma.



----
SPQR, Mary Beard, Crítica 2016, 664 pág. 27,90 €



viernes, 6 de enero de 2017

Mis libros favoritos de 2016

Ya estamos aquí.

Leo la entrada del año pasado y veo que casi podría repetir el principio. El brutal acceso a la información que tenemos hace que cambie nuestro comportamiento.  Antes no me acostaba sin leer al menos media hora. Hoy no me acuesto sin repasar tuiter. Esos ratos que la tecnología y la inmediatez nos roban los perdemos de tiempo de concentración en la lectura.

Además de esto, después de terminar un máster en junio prometí descansar al menos un semestre, y no lo he cumplido. Me matriculé de otro master y de alguna cosa más, así que tengo algún otro robatiempos.

En cualquier caso no puedo decir que haya leído poco, pero sí que no he leído lo suficiente. Caigo en la tentación de dedicarle mucho tiempo a literatura de evasión, de esa que se lee y se olvida sin más, que es más sencilla, menos exigente y, hay que reconocerlo, menos buena. Es verdad que gran parte de esa literatura no la leo, la oigo mientras corro en forma de audiolibros, pero no es menos cierto que podía elegir mejor los audiolibros. Así escuché grandes libros en el pasado (las biografías de  Steve Jobs -grandísimo libro-, la crónica de la creación de Amazon -otro buen libro-, la autobiografía de Clinton y otros) así que no hay excusa.

Para rematar la cosa, he dejado de publicar aquí los comentarios de los libros que voy leyendo. En cambio los escribo en facebook (cuando lo hago). Al menos me debería tomar la molestia de trasladarlos aquí, ¿no?

Bueno. Tras el autocompasivo comienzo, me lanzo a la lista de mis seis libros favoritos de este año. Como siempre no tienen porqué ser libros escritos o publicados este año, simplemente son libros que he leído el pasado 2016:


Voces de Chernobil, Svetlana Alexievich. Una espeluznante crónica periodística sobre la tragedia de Chernobil, la vida y la muerte de quienes la sufrieron y las consecuencias a corto, medio y largo plazo de la estupidez humana. En serio hay que estar muy entero para leerlo. Yo no podía leer más de uno o dos capítulos (que son muy breves) sin dejarlo un rato.

En mi blog






Una novela rusa, Emmanuel Carrère. El recorrido personal del autor por la historia de su familia, su lucha con sus fantasmas personales y la visión que nos ofrece de un país, Rusia, en transformación. La manera como el autor mezcla y entremezcla hilos argumentales diversos utilizando su propia vida como hilo conductor es magistral, vamos, a mi me encanta. Carrère se está convirtiendo sin duda en uno de mis escritores favoritos, no hay más que ver como año tras año sus libros aparecen en este mi pequeño cuaderno de recomendaciones literarias. Por cierto, no soy un especial aficionado a la literatura erótica, pero este libro tiene una subtrama de este tipo que se las trae.

Aquí encontrarás más info.



The man who loved only numbers. Paul Hoffman. Paul Erdös es el matemático más prolífico que ha habido. El arquetipo de sabio despistado, ajeno a todo salvo a su pasión desmedida por las matemáticas, por los números, por los descubrimientos, por los desafíos. Húngaro de nacimiento, desarrolló su carrera profesional por todo el mundo, viajando de casa de un colega a casa de otro colega, sin más que una maleta raída con un traje de recambio, el dinero justo para ir de un sitio a otro y compartiendo programas de investigación con tantos matemáticos que se llegó a definir el 'número de Erdös' como un índice asociado a cada matemático en función de su relación con él. Yo siento debilidad por las personas que tienen una pasión a la que someten todo en su vida, y si esa pasión es científica pues mucho más. Erdös era una persona claramente disfuncional, pero la luz de su producción científica sigue deslumbrando. Este libro fue un regalo que disfruté muuuucho.

Más info aquí

El libro de un hombre solo, Gao Xingjian. Un escritor y dramaturgo chino hace un repaso de su vida durante la Revolución Cultural China y a la vez nos cuenta su vida en el presente. Contada en segunda persona, esa forma verbal que hace que parezca que hay alguien mirando por encima del hombro del lector todo el rato, es un relato intimista y a la vez una crónica histórica de un periodo clave de la nación más poblada del mundo. No leo mucha literatura china, la verdad, pero lo poco que ha caído en mis manos me ha encantado. Tengo otros libros de este autor en la nevera.

Este libro también fue un regalo que me sorprendió y me encantó, aunque me costó leerlo por motivos... extradeportivos por cierto. Ah, el autor recibió el Nobel de literatura en el año 2000

Si quieres saber más...


El mapa y el territorio, Michel Houellebecq. Siempre me cuesta empezar los libros de Houellebecq, que es sin duda uno de mis autores vivos favoritos, porque en general son deprimentes, introspectivos, oscuros y desesperanzados. Siempre me cuesta empezar y luego no los puedo soltar. Me gusta decir que de Houellebecq me gusta cómo escribe más que lo que escribe, y me dan ganas de aprender francés sólo por leerlo en su idioma. En fin, un libro asombroso.

El personaje principal es capaz de reinventarse, recrearse en el tiempo;  ve cómo se aleja el amor sin intentar mantenerlo cerca, con el fatalismo del condenado a muerte; un artista multifacético que conquista el éxito de tantas maneras como crea y que le da la espalda cada vez que lo consigue. Un secundario de lujo: el propio escritor que se convierte en protagonista del modo más truculento posible. Una historia diferente, pero que a la vez es la misma historia de todas: la vida de una persona que a veces supera los obstáculos que encuentra y a veces fracasa ante ellos. Houellebecq conecta con algunos de nuestros fantasmas privados, al menos con alguno de los míos propios, y en toda su crudeza los expone y disecciona a través de sus personajes. Yo... no sé qué decir. Es un libro que a mi juicio hay que leer.

Algo más de info.

Ready player one. Ernest Cline.  Un divertimento para acabar. ¿Es este un gran libro? No ¿Es una novela excepcional? No ¿Es profundo y te hace reflexionar? No. ¿Qué es este libro? Un divertimento pensado, diseñado, teledirigido a tocarle la fibra a los frikis ochenteros, nostálgicos de los juegos de 8 bits; de las pelis como Juegos de guerra, Los caballeros de la mesa cuadrada o Star wars; de la música de New Order o  Billy Idol. Es decir, frikis como yo.
El protagonista tiene una doble vida: en el mundo real es un paria de la sociedad que malvive en una caravana en un suburbio dejado de la mano de dios; en el mundo virtual online es un jugador de élite que emprende, bajo el apropiado nick de 'Parzival', su particular búsqueda del santo grial. Devoré el libro sintiendo ese placer culpable de disfrutar de cada minuto sabiendo que lo que uno lee es... nada. Hay una peli en marcha (Spielberg compró los derechos) y yo (jejeje) la veré.

Más info por aquí. 


Tras compilar la lista dos o tres observaciones:

1) dos autores franceses en la lista. Ya he comentado en algún sitio que me encanta la literatura francesa. Sin embargo, en general, no me gusta por ejemplo el cine francés.

2) dos libros ambientados en Rusia, y no es la primera vez... De verdad, ¿será un mensaje?

3) No hay ensayo este año, señal de que no me he comido mucho la cabeza escogiendo lecturas.

Voy teniendo dos o tres favoritos claros...

Ah, por cierto, he hecho firme propósito de mejorar mi criterio de selección de libros este año 2017. No lo estoy empezando mal.

Uy, se me olvidaba... Decidí escuchar uno detrás de otro todos los libros de 'La cultura'.  Como ahora corro menos oigo menos, pero voy por el quinto. Es mi pequeño y personal homenaje a Iain M Banks, inmenso creador de mundos, que nos dejó demasiado pronto.

El mapa y el territorio, Michel Houellebecq

Dime, tú que lo sabes todo, cuándo has visto un libro en el que el autor sea uno de los personajes, y este sea brutalmente asesinado. Uno de esos libros de Houellebecq que, independientemente de si te gusta o no lo que cuenta, te tiene que gustar necesariamente cómo lo cuenta.

Dos artistas, un pintor y un escritor, llevan vidas paralelas de éxito y soledad. Lo mejor del libro, más allá de la historia central, son los personajes, tanto protagonistas como secundarios; personas muy del día a día, muy normales, muy como tú y como yo más o menos.

Siempre me cuesta empezar los libros de Houellebecq, que es sin duda uno de mis autores vivos favoritos, porque en general son deprimentes, introspectivos, oscuros y desesperanzados. Siempre me cuesta empezar y luego no los puedo soltar. Da ganas de aprender francés sólo por leerlo.

En fin. Un libro asombroso. Un personaje principal complejo, que es capaz de reinventarse, recrearse en el tiempo; que, resignado, ve cómo se aleja el amor sin intentar mantenerlo cerca con el fatalismo del condenado a muerte; un artista multifacético que conquista el éxito de tantas maneras como lo intenta y que le da la espalda cada vez que lo consigue. Un secundario de lujo: el propio escritor que se convierte en protagonista del modo más truculento posible. Una historia diferente, pero que a la vez es la misma historia de todas: la vida de una persona que a veces supera los obstáculos que encuentra y a veces fracasa ante ellos. Houellebecq conecta con algunos de nuestros fantasmas privados, al menos con alguno de los míos propios, y en toda su crudeza los expone y disecciona a través de sus personajes. Yo... no sé qué decir. Es un libro que a mi juicio hay que leer.


Nota del editor: 


Si Jed Martin, el protagonista de esta novela, tuviera que contarles la historia, quizá comenzase hablando de una avería del calentador, un 15 de diciembre. O de su padre, arquitecto conocido con quien pasó a solas muchas noches navideñas. Evocaría a Olga, una rusa a la que conoce al principio de su carrera en la exposición de su obra fotográfica, consistente en los mapas de carreteras Michelin. Después llegará el éxito mundial con la serie de «oficios», retratos de personalidades de todos los sectores. También referiría cómo ayudó al comisario Jasselin a dilucidar un caso criminal atroz. Al final de su vida, Jed ya sólo emitirá murmullos. El arte, el dinero, el amor, la muerte, el trabajo, son algunos de los temas de esta novela decididamente clásica y abiertamente moderna.

Voces de Chernóbil, Svetlana Alexievich


Como estos días estoy animado y tal me pongo a leer 'Voces de Chernóbil' de la premio nobel Svetlana Alexeievich. Un conjunto de miniaturas de personas q vivieron o murieron alrededor de la central.

Si superas la primera: 'Una solitaria voz humana' tienes cuajo. Leer más de dos o tres del tirón se me hace muy difícil. Lo peor de todo es que es la narración que hace la autora de historias reales, de protagonistas de carne y hueso.

Me llama la atención lo presente que está la 'Gran guerra patriótica', la segunda guerra mundial, en el imaginario colectivo ruso, ucraniano o bieloruso. Quizá es inevitable. Es llamativa también la nostalgia por la Unión soviética, que se desmorona a marchas forzadas mientras decenas de miles de personas son evacuadas o ignoran las órdenes de evacuación kilómetros alrededor de la central.

El libro es impresionante en el sentido más literal, pero para leerlo hay que estar bien entero.

Resumen del editor:
Un libro estremecedor que da voz a las personas que sobrevivieron al desastre de Chernóbil y que fueron silenciadas y olvidadas por su propio gobierno.
''EN MITAD de la noche oí un ruido. Gritos. Miré por la ventana. Él me vió: ''Cierra las ventanillas y acuéstate. Hay un incendio en la central. Vendré pronto.''
El relato de la esposa de Vasia, un joven bombero, abre este impactante libro sobre las secuelas que la catástrofe de Chernóbil dejó en personas que lo vivieron y de la manipulación de la información por parte de las autoridades soviéticas.
Este libro está planteado como si fuera una tragedia griega, con sus coros y unos protagonistas marcados por un destino fatal que hacen oír sus voces a través de monólogos. Pero a diferencia de una tragedia griega, en Chernóbil el orden no volverá a restablecerse: no hay catarsis posible.