domingo, 5 de noviembre de 2017

Rumbo a Tartaria: Un Viaje por los Balcanes, Oriente Próximo y el Cáucaso. Robert D. Kaplan


Pedazo de libro que acabo de terminar. Directo a 'de lo mejor que he leído en 2017'. Escrito hace casi 20 años, da miedo en su capacidad profética sobre cosas concretas como la implosión de Siria.

No es un libro de viajes, es un libro de análisis geopolítico escondido dentro de un libro de viajes. Impresiones personales sobre los países que recorre, entrevistas con académicos, políticos, taxistas, recepcionistas de hotel, vendedores callejeros, traductores, etc., en un largo recorrido que empieza en Budapest y termina en Turkmenistán, una de las repúblicas centroasiáticas nacidas de la desintegración de la URSS. Preciosos los capítulos sobre Rumanía y sobre Georgia, por cierto.

El autor en un judío (indico lo de judío porque es importante en algún momento para él y así lo reconoce expresamente) norteamericano y apostaría a que conservador. Un escritor observador, lúcido, inteligente y con una capacidad tanto de análisis como de síntesis magnífica. Una última cosa. Es un erudito de la historia, capaz de mezclar en la misma frase a Estrabón, a Marx y a Toynbee analizando el origen y el presente de Jordania, Georgia o Turquía. He tenido la suerte de visitar alguno de estos países, y más que visitaré. Alguno de ellos pronto...

Me ha encantado. Mucho. He leído más libros suyos y, teniendo uno por leer, creo que voy a comprar otro directamente.

Por cierto... si te tengo que recomendar leer un sólo libro de Kaplan sería sin duda: 'El retorno de la antigüedad'

La sinopsis del libro....

Rumbo a Tartaria es un clásico contemporáneo de la literatura de viajes, una ruta inolvidable por una de las regiones más fascinantes y volátiles de la tierra de la mano de Robert D. Kaplan, que en este libro construye un verdadero atlas político. Desde Hungría y Rumanía a las lejanas costas del mar Caspio, el viaje de Kaplan recorre Turquía, Siria e Israel para pasar a la turbulenta zona del Cáucaso, desde la ciudad de Baku hasta los desiertos de Turkmenistán y Armenia. Por el camino, las increíbles historias de personajes inolvidables iluminan la trágica historia de esta región que es la nueva frontera entre oriente y occidente y que con los conflictos de Siria y Ucrania vuelve a estar de plena actualidad.

¿Recomendable? Si te interesa la geopolítica y las regiones menos conocidas del mundo, aunque sean cercanas. 

sábado, 29 de julio de 2017

Un fin de semana diferente a como debería haber sido

Por distintos motivos este finde ha sido diferente a como debería haber sido. No he ido a Palma a un congreso donde debería haber trabajado, y en cambio me he quedado en Ibiza haciendo cosas que normalmente no hago. ¿Qué?

 1) Leer.

Primavera de 1945. Berlín bajo las bombas. Un coronel de los servicios de seguridad nazis trabaja para evitar que algunos jerarcas nazis firmen la paz por separado con Inglaterra y EEUU para enfrentarse entre todos a los rusos. ¿porqué? Porque el oficial es realmente un agente soviético infiltrado en Alemania desde 1933.

Una buena novela de espías rusos, escrita por un periodista ruso. Lo he pasado bien leyéndola. hace muuucho tiempo leí bastantes novelas de Le Carré, su genial Smiley y su némesis, Karla. Está bien leer alguna escrita desde el otro lado. 
El título no responde al contenido del libro. NO es una novela, es más bien un repaso por la construcción de las matemáticas como ciencia desde los babilonios hasta el siglo XX pasando por Tales, Pitágoras, Al Quarizmi, Cardano, Tartaglia, ... Un libro muy entretenido, simpático y sencillo de leer tanto si sabes algo de mates como si no. Eso sí, yo lo hubiera titulado: 'historia amable de las matemáticas'.

Hay que reconocer que los franceses tienen mano para escribir sobre ciencia. 
Un libro de cuentos. Un fantástico libro de cuentos. El autor es chino americano, y escribe cuentos fantásticos, negros, de ciencia ficción y sobre china y su historia, real y legendaria. Había leído algo de Liu, sobre todo había leído algunos libros traducidos por él del chino al inglés, y no me ha decepcionado nada. Todo lo contrario. Alguno de los cuentos es memorable El propio 'el zoo de papel' que da título al libro es delicioso, 'Mono no aware' un intenso cuento sobre uno de los temas recurrentes de la ciencia ficción, el del sacrificio personal en las soledad del espacio. El  cuento que cierra el libro, 'El hombre que puso fin a la historia: documental' es dramático, duro, espeluznante, sobre todo porque está basado en cosas que ocurrieron en la realidad, en la ocupación japonesa de China. Un libro totalmente recomendable. 

2) ver una serie: Segunda temporada de The Leftovers


Si uno necesita que le animen, lo peor que puede hacer es ver esta serie. ¿Qué harías si una de cada veinte personas de repente desaparece? ¿Cómo llevarías que de repente tu pareja, hija, amigos, amigas, novios, padres se esfumaran en el aire? Pues esa es la base de esta serie: 14 de octubre de 2011, 140 millones de personas desaparecen de la faz de la tierra, y los que se quedan.. ¿Cómo se quedan?

Una serie muy interesante, con toques de Lost, algunos personajes muy buenos y otros absolutamente insufribles. Me tragué la segunda temporada casi del tirón. Lo que dicen.. any given saturday...


3) Hacer una excursión doble

Corrals d'en guillem desde Ses portes del cel.


y como nos quedamos con ganas de más...

Torres d'en Lluc y Cap des mussons 



 4) Ver una peli




¿Alguna vez te he contado que me encanta el cine clásico? Pues esta es un clásico, Uno, dos, tres de Billy Wilder. Una desopilante sátira de la situación en Berlín antes del levantamiento del muro. Tooooodos los tópicos de los rusos, de los americanos, de los alemanes... Para mearse.

5) seleccionar fotos

Unas cuantas fotos de un viaje a Italia de hace años, que queremos imprimir y colgar en casa. Por aquí abajo las tienes.



 6) escribir un post de mi magnífico blog

Pues eso.

Nota: los eventos relatados en este post se refieren al fin de semana del 22 y 23 de julio de 2017.

domingo, 14 de mayo de 2017

Chaouen: el pueblo azul

Si buscas en Internet Chauen, te aparecerán miles de fotos con una cosa en común: el color azul. Cuando decidimos hacer el viaje, después de elegir ir a Marruecos, María (que es la que decidió venir a este país) puso como única condición pasar por Chauen, y por allí pasamos. Estuvimos día y medio allí, una noche durmiendo en un sitio la mar de apañado, un riad con un restaurante estupendo en la plaza Uta el Hamman que es el centro de la medina, con una habitación muy bonitay buen desayuno. Vamos, en la gloria, justo lo que buscábamos.

Sale uno a pasear por el pueblito y resulta que es exactamente como uno se lo espera: un pueblo de callejuelas estrechas y entrecruzadas, donde no es fácil orientarse al principio, cuestas, escaleras, callejones, pasajes sin salida, arcos, puertas... y todo de color azul. No, no creas que le he subido la saturación a las fotos, es así. Tal y como lo ves, es.

Unas cuantas fotos de Chaouen, el pueblo azul; unas de día y otras de noche, pero todas azules.






Como ves, los nombres de las calles estaban en Español, y el ayuntamiento se llama ayuntamiento. Gran parte de la ciudad está restaurada con dinero de cooperación español. Muchas diputaciones y comunidades autónomas, principalmente de Andalucía, han echado una mano para que la ciudad luzca tan bonita como lo hace.

Hay que decir que la traducción de la carta al castellano tenía algunos problemas, porque uno no sabía si pedir de segundo una granja de pollos o un día de pescado... Independientemente de no tener muy claro uno lo que pedía, la comida era extraordinaria


La plaza Uta el Hamman es algo así como Jma el fna en Marrakech, pero en pequeñito. Es el sitio perfecto para sentarse a tomar un té y ver pasar la gente, cosa que hicimos un par de veces.
Por cierto, con tanto azul alguien debe pintar de vez en cuando ¿no?
 Este es el guía que nos acompañó un rato el segundo día por la mañana, y yo todo el rato pensando que se parecía al visir de Iznogud... que ya me entiendes...

Una pequeña ciudad preciosa, situada entre montañas, con una profunda herencia andaluza. Un zoco manejable donde al segundo día uno se podía orientar muy bien; ambiente en la calle por la mañana, por la tarde y por la noche; mucho turista, pero no sólo turistas; excursiones al alcance de la mano,
tanto que los dos siguientes días los pasamos en un pueblito de montaña en el parque natural de Talassemtane una hora de carretera de Chaouen, pero al que se podía llegar atajando  por la montaña en una caminata de cuatro horas.

Cuando uno va de viaje, busca cosas que se apartan de su experiencia cotidiana. Este pueblo es distinto, aunque sólo sea por el color... que no es poco.

domingo, 7 de mayo de 2017

Una hora en Treviso

No voy a decir nada de nada. Hace dos años y medio, volviendo de un viaje como este cogíamos el avión de vuelta en el aeropuerto de Treviso, al norte de Venecia. Nos dio tiempo a dar un paseo por la ciudad. Una hora justa. El paseo dio para esto.





Y colorín colorado este viaje se ha acabado